• --
Publicada: jueves, 15 de enero de 2015 8:39
Actualizada: jueves, 10 de diciembre de 2015 9:05

El portaviones ‘Charles de Gaulle’, único en servicio de la Marina francesa, partió el miércoles de Tolón, en la costa mediterránea, hacia el Golfo Pérsico, según las autoridades galas, para participar en los bombardeos de la llamada coalición internacional anti-EIIL, tras la conmoción creada en la sociedad francesa por los atentados de la semana pasada. “La situación en Oriente Próximo justifica la presencia del Charles de Gaulle”, aseguró el presidente francés, François Hollande, en una ceremonia oficial a bordo del portaviones para despedirlo. El mandatario francés dijo, para justificar el despliegue, que su país debe “conjurar” las amenazas procedentes del “exterior”, pese a que numerosos analistas apuntan a los propios centros de decisión occidentales como lugar de exportación del terrorismo a Oriente Medio, y a la nacionalidad francesa de los presuntos terroristas abatidos el viernes por la Policía. Aun así, Hollande hizo eco de la reivindicación de los atentados por distintas bandas terroristas que operan en Oriente Medio ―vinculadas a los servicios de Inteligencia occidentales―, para sugerir que los ataques “pueden haber sido encargados muy lejos” porque “así han sido reivindicados”, sin dar más precisiones. En todo caso, el buque, cuyo destino anunciado era desde hace meses “el océano Índico”, se dirigirá a las costas iraquíes del Golfo Pérsico, teóricamente para apoyar los bombardeos de la coalición en Irak. Cabe señalar que entre Yemen, lugar de actuación de la rama de Al-Qaeda, que el miércoles reivindicó la autoría de los atentados, y las costas iraquíes hay más de 1500 kilómetros de distancia. “Podremos llevar a cabo las operaciones en Irak incluso con más intensidad y eficacia”, declaró el mandatario galo pese a las recurrentes quejas de las autoridades iraquíes por la escasa utilidad de la coalición. La última, la del presidente de la Asamblea Suprema Islámica de Irak, Seyed Amar al-Hakim, que el martes reclamó que la coalición “demuestre su seriedad en la lucha contra el terrorismo”. El buque zarpó un día después de que los legisladores franceses aprobaran que el Ejército galo continúe sus ataques aéreos en Irak, junto a la llamada “coalición internacional” que comenzó sus incursiones el pasado mes de septiembre, liderada por Estados Unidos. Numerosos analistas observan un patrón recurrente en las potencias occidentales, que aprovechan atentados terroristas de autoría dudosa para desplegar sus tropas en países productores de hidrocarburos o dotados de una ubicación geopolítica importante, y realizar operaciones de pillaje y destrucción, como fue notorio en los casos de las invasiones de Afganistán, en 2001, y de Irak, en 2003. Otra razón para insistir en un despliegue militar juzgado ineficaz y poco serio por los responsables iraquíes puede ser, según distintos expertos, la necesidad del presidente francés de mostrarse enérgico ante su opinión pública, que hasta los recientes ataques tenía una pésima opinión de Hollande, con un 17 % de los franceses “satisfechos” de su gestión en diciembre. mla/ncl/hnb
Commentarios