• El papa Francisco habla mientras celebra una misa al aire libre durante una visita a Bari, en el sur de Italia, 23 de febrero de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: domingo, 23 de febrero de 2020 17:52
Actualizada: domingo, 23 de febrero de 2020 19:34

El papa Francisco condena las “soluciones injustas” de EE.UU. para Palestina, advirtiendo que su plan es un “preludio de una nueva crisis” en la región.

Tampoco podemos pasar por alto el conflicto aún no resuelto entre israelíes y palestinos, con el peligro de soluciones injustas y, por lo tanto, un preludio de nuevas crisis”, ha avisado el cabeza de la Iglesia católica en una aparente referencia al llamado ‘acuerdo del siglo’, un polémico plan anti-Palestina presentado en enero de este año en curso por el presidente de EE.UU., Donald Trump.

En un discurso ofrecido en un acto en la ciudad portuaria de Bari, en el sur de Italia, el sumo pontífice también ha lamentado las muchas áreas de guerra y conflicto, incluso en Asia Occidental y el norte de África.

“La región mediterránea está actualmente amenazada por brotes de inestabilidad y conflicto, tanto en Asia Occidental como en diferentes países del norte de África, así como entre varios grupos étnicos, religiosos o confesionales”, ha denunciado.

El papa Francisco ha hecho estas declaraciones mientras que entre los participantes en la cita estaba el arzobispo Pierbattista Pizzaballa, el jefe del Patriarcado Latino de Al-Quds (Jerusalén), cuya jurisdicción incluye a los territorios palestinos y Jordania.

 

Es la primera vez que el papa habla en público sobre el conflicto palestino-israelí desde que Trump anunciara, el 28 de enero, su controvertido ‘acuerdo del siglo’, un plan programado para cuatro años, que, según afirma la Casa Blanca, tiene como fin resolver el conflicto palestino-israelí, pero en realidad pretende liquidar la causa palestina, pues ignora todos los derechos de los palestinos.

En 2017, el sumo pontífice ya había expresado su preocupación al respecto cuando EE.UU. anunció el traslado de su embajada de Tel Aviv a la ciudad ocupada de Al-Quds. En ese entonces, el cabeza de la Iglesia católica llamó a respetar el statu quo de Al-Quds y pidió a todos que honrasen las resoluciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre la ciudad.

El plan estadounidense señala a la ciudad palestina de Al-Quds como la “capital indivisible” de Israel, concede al régimen de Tel Aviv la soberanía sobre el valle del Jordán y los asentamientos ilegales en la ocupada Cisjordania, además de impedir el retorno de los refugiados palestinos a los territorios ocupados y exigir un Estado palestino desmilitarizado.

Apenas unas horas después de su anuncio, dicho proyecto desató una tormenta de indignación y oposición entre las personas y los políticos, así como entre las organizaciones internacionales.

Las autoridades palestinas denuncian que el llamado ‘acuerdo del siglo’ incluye 300 violaciones al derecho internacional. El presidente del Gobierno palestino, Mahmud Abás, ha subrayado, a su vez, que el acuerdo de “conspiración” de Trump acabará “en el basurero de la historia”, recordando que Al-Quds “no está a la venta”.

tmv/anz/hnb