• Varios cazas Eurofighter del Ejército del Aire español en pleno vuelo.
Publicada: sábado, 6 de marzo de 2021 0:10
Actualizada: sábado, 6 de marzo de 2021 1:20

Varios cazas españoles interceptan dos Sujoi rusos que volaban en la proximidad del espacio aéreo de Rumanía, país miembro de la OTAN.

Según informa la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), mediante un comunicado emitido este viernes, varios aviones de combate Eurofighter del Ejército del Aire de España, desplegados en Rumanía, interceptaron el jueves dos cazas rusos Sujoi, modelo Su-30, sobre las aguas del mar Negro.

De acuerdo a la nota difundida, los Eurofighters realizaron un despegue de emergencia desde la base rumana Milail Koglaniceanu para interceptar las aeronaves rusas, luego de que los radares de la OTAN dieran un aviso del rastreo de unos aviones no identificados en el sur de dicho mar.

Durante la misión de alerta, nuestros Eurofighters identificaron dos cazas rusos Su-30 que volaban sin señal de transpondedor, ni plan de vuelo, ni estaban en contacto con el control de tráfico aéreo civil”, ha señalado el coronel Jose Enrique Hernández, comandante del destacamento español en Rumanía.

El texto agrega que las aeronaves españolas escoltaron a las rusas, que nunca dejaron de operar en espacio aéreo internacional, hasta que los Su-30 volvieron a poner rumbo al noreste del mar Negro.

Se trata de la primera intervención de las Fuerzas Áreas españolas desde que se desplegó el destacamento a finales de enero en la base Koglaniceanu, ubicada en la localidad romana de Constanza para participar en la misión de Policía Aérea Reforzada (EAP, por sus siglas en inglés) de la Alianza Atlántica.

En total, el Ejército del Aire español ha desplegado seis cazas Eurofighter, junto a un contingente de 130 militares, compuesto por pilotos, mecánicos, armeros y personal de seguridad para operar las naves y participar en los trabajos de la misión de patrullaje.

Los países occidentales y Rusia siguen sin poder atenuar las tensiones en sus relaciones, tras la incorporación de Crimea a la Federación Rusa en 2014, mediante un referéndum. Desde entonces, Washington y sus aliados en la Alianza Atlántica han aumentado su presencia militar en Europa del Este, sobre todo, en los países bálticos, Polonia y Rumanía, recurriendo al pretexto de la amenaza rusa.

Rusia considera la expansión militar de la OTAN cerca de sus fronteras como una amenaza directa para su seguridad nacional y, por tanto, en repetidas ocasiones ha advertido que se reserva el derecho a dar una respuesta contundente a cualquier agresión o violación de su soberanía.

krd/ctl/rba