• El representante permanente de Irán ante las organizaciones internacionales asentadas en Viena (Austria), Kazem Qaribabadi.
Publicada: sábado, 5 de diciembre de 2020 23:23
Actualizada: domingo, 6 de diciembre de 2020 1:46

Irán anuncia que investigará cómo se filtró a medios extranjeros un informe secreto de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) sobre su caso nuclear.

La AIEA tiene la responsabilidad principal de proteger los informes confidenciales (…) Perseguiremos muy pronto la filtración de estos datos a través de canales legales”, ha declarado este sábado el representante permanente de Irán ante las organizaciones internacionales asentadas en Viena (Austria), Kazem Qaribabadi.

Esta advertencia responde a una publicación de la agencia británica de noticias Reuters sobre un documento confidencial de la AIEA en el que el organismo informa a sus Estados miembro que la República Islámica le había comunicado la “intención de iniciar la instalación de tres cascadas de máquinas centrífugas IR-2m” en un área subterránea de su planta nuclear de Natanz, situada en el centro del país persa.

El diplomático persa, al denunciar la fuga de este dossier clasificado, ha recordado a la AIEA que todas las informaciones relacionadas con las salvaguardias y el acuerdo nuclear —de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés)—, así como la correspondencia de Irán con este organismo son confidenciales.

Qaribabadi, además, cuestiona que esta fuga de información se produce a pesar de que AIEA afirma que publica sus informes en un sitio web interno, al que solo pueden acceder sus 190 Estados miembros.

“La Agencia dice que estos informes no se filtran a los medios a través de este organismo, de hecho, se puede interpretar indirectamente que uno o más países pueden hacerlo”, ha sostenido.

 

La República Islámica de Irán, cuyo programa de energía nuclear está bajo un estricto régimen de controles por los inspectores de la AIEA, ha culpado, en múltiples ocasiones, al organismo nuclear por la filtración de la información confidencial sobre sus actividades y los consecuentes sabotajes de sus instalaciones nucleares.

En esta misma línea, Qaribabadi pidió, en una carta enviada el jueves al director general de la AIEA, Rafael Grossi, que aclare su posición respecto al asesinato del destacado científico nuclear iraní Mohsen Fajrizade, en un ataque terrorista ocurrido el 27 de noviembre en las afueras de Teherán, la capital.

La República Islámica no solo ha prometido una “dura venganza” a los autores del ataque, sino que ha reafirmado que fomentará su desarrollo científico, independencia y autosuficiencia para frustrar los complots en su contra.

myd/ncl/rba