• El negociador nuclear iraní, Seyed Abás Araqchi.
Publicada: domingo, 5 de julio de 2015 10:08

El vicecanciller iraní afirmó que todas las sanciones económicas y financieras contra Teherán se eliminarán el día de la implementación de un acuerdo nuclear con el Grupo 5+1.

"En el día del acuerdo, todas las sanciones económicas y financieras de la Unión Europea (UE), EE.UU. y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) serán eliminadas, y nosotros simultáneamente tomaremos medidas para cumplir las obligaciones", dijo Seyed Abás Araqchi, durante una entrevista concedida la noche del sábado a la cadena 1 de la televisión nacional.

"En el día del acuerdo, todas las sanciones económicas y financieras de la Unión Europea (UE), EE.UU. y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) serán eliminadas, y nosotros simultáneamente tomaremos medidas para cumplir las obligaciones", dijo Seyed Abás Araqchi.

“Si el Congreso de EE.UU. quiere rechazarlo (el posible pacto definitivo nuclear), el Gobierno norteamericano debe vetarlo. Si el pacto no entra en vigor, Irán se reserva el derecho a retomar su programa nuclear”, subrayó Araqchi.

El diplomático que habló de sustanciales progresos en los temas pendientes entre Irán y el Grupo 5+1  (EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania), precisó que de ser pactado un acuerdo definitivo, el CSNU emitirá una resolución que garantizará la implementación del pacto conforme a los requisitos del derecho internacional.

Araqchi advirtió que si el Congreso de EE.UU. rechaza el posible pacto final con Irán o impide su ejecución, la República Islámica retomará muy pronto sus anteriores actividades nucleares pacíficas.

“Si el Congreso de EE.UU. quiere rechazarlo (el posible pacto definitivo nuclear), el Gobierno norteamericano debe vetarlo. Si el pacto no entra en vigor, Irán se reserva el derecho a retomar su programa nuclear”, subrayó.

El diplomático quien se encuentra en Viena, capital austríaca, donde se desarrollan las pláticas entre Irán y el Sexteto para conseguir un acuerdo nuclear, sostuvo que durante la historia de las conversaciones las partes nunca han progresado tanto en la redacción del texto final, pero reconoció que aún quedan algunos grandes y pequeños problemas.

Una reunión a nivel de vicecancilleres de Irán y el G5+1 en Viena, Austria.

 

Aseveró que la delegación persa no sacrificará un buen acuerdo por alcanzarlo en la fecha límite (7 de julio) y en el caso de que se cumplan las líneas rojas de Irán, un acuerdo integral será posible.

Aunque los representantes del Sexteto hablan de progresos, avances, posibilidades e incluso de obstáculos en la última ronda de diálogos nucleares, Irán todavía confía en el hecho de que se alcance un acuerdo, mientras la contraparte renuncie a las demandas excesivas y muestre su buena fe.

ftm/ctl/rba

Commentarios