• El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, después de ser arrestado por la Policía británica, Londres. (Foto: Reuters)
Publicada: sábado, 25 de junio de 2022 1:58

Tras la luz verde a la extradición de Julian Assange a EE.UU., guardias de la prisión en que se halla le han sometido a tratos humillantes y crueles, revela su esposa.

Según declaraciones de la esposa de Assange, Stella Moris, a los periodistas, el fundador de Wikileaks fue desnudado y trasladado el viernes a una celda vacía, el mismo día que la ministra del Interior del Reino Unido, Priti Patel, aprobó su extradición a Estados Unidos. Es de mencionar que en abril, un tribunal de Londres ya había emitido una orden formal de extradición en su contra.

En este sentido, Moris afirmó que su esposo permaneció en tales condiciones todo el fin de semana, mientras que los guardias escudriñaban su celda. “La prisión es una humillación constante, pero lo que pasó el viernes fue especialmente cruel”, reveló.

De acuerdo a Morris, este tipo de episodios elevan la tensión mental de Assange, que tiene que procesar lo que es esencialmente una sentencia de muerte, al tiempo que advirtió que su extradición a Estados Unidos “lo llevaría a quitarse la vida”. “Necesita hacer frente con todo eso, mientras se prepara para una apelación compleja ante el Tribunal Superior”, confirmó.

 

Assange es el fundador de la plataforma digital Wikileaks, quien publicó una gran cantidad de documentos sobre las invasiones de Estados Unidos a Afganistán e Irak, y reveló hechos sobre las operaciones de piratería de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) de EE.UU. Assange fue entregado a la Policía del Reino Unido por el Gobierno ecuatoriano en abril de 2019, y desde entonces espera en la prisión británica de alta seguridad de Belmarsh por la conclusión del proceso de extradición, iniciado por la justicia norteamericana. No obstante, este viernes, el Reino Unido aprobó su extradición a Estados Unidos, donde enfrenta cargos de espionaje.

El fundador de Wikileaks enfrenta a 17 cargos en Estados Unidos, y las imputaciones, que se penalizan con hasta 175 años de prisión, se relacionan con el acceso y la publicación de datos sobre abusos y supuestos crímenes de guerra de oficiales y autoridades estadounidenses en Irak y Afganistán y Guantánamo (Cuba).

nrl/ctl/rba