• El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, hace un gesto desde la ventana de una furgoneta de la prisión, Londres, 1 de mayo de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 30 de diciembre de 2019 6:28
Actualizada: lunes, 30 de diciembre de 2019 6:53

La ONU denuncia que la vida del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, corre peligro en la cárcel debido a la tortura blanca que le infligen.

“Acumulativamente, esta práctica profundamente arbitraria conduce a una sobreestimulación nerviosa constante que, según muestra la experiencia, puede provocar un colapso circulatorio, una crisis nerviosa o incluso la muerte. Sin rastro de sangre. Se trata de una tortura blanca”, denunció recientemente el relator especial sobre tortura de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Nils Melzer, sobre la situación de Assange, de 48 años, detenido en la prisión de alta seguridad de Belmarsh, conocida como “la Guantánamo” del Reino Unido.

A dicha situación, según Melzer, se une un estrés asociado a una vigilancia constante de 24 horas, y esto lo ha vuelto “muy vulnerable”. Recuerda, además, que cuando visitó a Assange el pasado marzo en la cárcel ya percibió que algunas de sus habilidades cognitivas se habían visto ya afectadas.

El relator especial sobre tortura, tras señalar que no ha podido comunicarse con los abogados de Assange, concluye que los derechos procesales de fundador del portal de filtraciones se violan sistemáticamente.

Assange comparecerá el próximo 25 de febrero ante un tribunal encargado de analizar la solicitud de extradición presentada por Estados Unidos.

 

El Tribunal de Magistrados del distrito de Westminster de Londres decidió el 13 de septiembre no otorgarle a Assange la libertad condicional hasta que se decida su extradición a EE.UU.

EE.UU. lo acusa de cargos de espionaje vinculados a su labor en WikiLeaks, un sitio especializado en filtraciones, y de revelar cientos de miles de documentos secretos de la diplomacia y los militares norteamericanos.

Por su parte, el portal de filtraciones ha advertido que Estados Unidos está buscando “fabricar” una acusación por espionaje contra Assange y esta se castiga con la pena de muerte.

WikiLeaks denuncia el trato que le ha dado el Reino Unido a Assange desde su arresto, pues no es propio de “una nación que respeta los derechos humanos”.

alg/msm/nii/

Comentarios