• La líder de facto de Myanmar (Birmania) Aung San Suu Kyi.
Publicada: martes, 28 de noviembre de 2017 16:29

La ciudad británica de Oxford retira a la líder birmana, Aung San Suu Kyi, su máximo título honorífico por su ‘inacción’ ante el genocidio de los rohingyas.

La actual líder de facto de Myanmar (Birmania), que estudió y crió a sus hijos en esta ciudad europea, ha sido duramente criticada este martes por el Ayuntamiento de Oxford, que ha decidido retirarle el premio Libertad de la Ciudad que le concedió en 1997 por su lucha por los derechos humanos. 

“Hoy tomamos la medida sin precedentes de despojarla del más alto honor de la ciudad por su inacción ante la opresión de la minoría de los rohingyas (...) nuestra reputación es mancillada por aquellos que cierran los ojos ante la violencia”, ha anunciado este martes el concejo municipal en un comunicado aprobado por unanimidad la noche del lunes. 

La nota, que espera sumar su voz “a la de aquellos que piden justicia y derechos humanos para los rohingyas”, argumenta que cuando Aung San Suu Kyi recibió la máxima distinción de la ciudad hace veinte años fue porque reflejaba los valores de tolerancia e internacionalismo de la ciudad, así como la oposición a la opresión y al control militar en Myanmar.

Hoy tomamos la medida sin precedentes de despojarla del más alto honor de la ciudad por su inacción ante la opresión de la minoría de los rohingyas (...) nuestra reputación es mancillada por aquellos que cierran los ojos ante la violencia”, considera el concejo municipal de Oxford. 

 

El gobierno municipal se suma así a las iniciativas que señalan a la Premio Nobel de la Paz por amparar la campaña de “limpieza étnica de manual” –según la Organización de las Naciones Unidas (ONU)– que lleva acabo el Ejército birmano contra la minoría musulmana rohingya.

El pasado 4 de octubre, en una sesión del Ayuntamiento de Oxford, los concejales apoyaron, unánimemente, una moción para retirarle el título de forma permanente.

La Universidad de St. Hugh en Oxford, donde estudió, también retiró hace unas semanas el retrato y la placa de la Premio Nobel birmana en rechazo a su negación de la represión contra los rohingyas.

La percepción de la líder birmana cambió radicalmente a raíz de su llegada al poder, en 2015, y de su política hacia la perseguida minoría musulmana.

Unos 1000 rohingyas han muerto y en torno a 620.000 han tenido que huir desde finales de agosto de sus aldeas, en el estado de Rajine (oeste de Myanmar), hacia Bangladés por la dura campaña militar de represión de las fuerzas birmanas.

snr/anz/tas/rba