• El teniente general Qasem Soleimani, excomandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán.
Publicada: jueves, 13 de febrero de 2020 1:38
Actualizada: jueves, 13 de febrero de 2020 2:01

El líder de Hezbolá resalta el determinante papel del general Soleimani en la lucha antiterrorista en Siria e Irak, y sus esfuerzos por proteger estos países.

Seyed Hasan Nasralá, secretario general del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), ha abordado las diferentes dimensiones que conformaban el carácter político y militar del teniente general Qasem Soleimani, excomandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, quien cayó mártir en un ataque terrorista de EE.UU. en Bagdad, capital de Irak, junto al que fuera subcomandante de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), Abu Mahdi al-Muhandis, y otros militares.

“En los acontecimientos de Siria e Irak y la lucha contra Daesh (acrónimo en árabe del grupo terrorista EIIL) (...) siempre combatía en la primera línea”, dijo Nasralá en una entrevista concedida a la cadena iraní Al Alam, publicada el miércoles.

En concreto, en torno a la crisis que vivió Irak tras el resurgimiento de Daesh, Nasralá destacó la firme determinación del general Soleimani a “defender al pueblo de Irak”. “Se disponía a ser asesinado miles de veces para salvar al pueblo iraquí” y eliminar esta amenaza de Irak, así como de la República Islámica de Irán y toda la región, añadió.

Nasralá explicó cómo Soleimani acudió a ayudar a Irak, país que carecía, en aquel entonces, del poderío suficiente para combatir a los terroristas. Asimismo, indicó que el prominente militar iraní “consideraba decisiva la batalla de Irak”.

 

Para el líder de Hezbolá, el general Soleimani “no era un mero comandante militar”, sino que “políticamente fue uno de los mejores analistas políticos”. “Puedo decir que fue un pensador político”, agregó, señalando la elevada capacidad del comandante persa a la hora de “predecir el futuro y ofrecer soluciones creativas” a los problemas.

Nasralá, en otro momento de sus declaraciones, subrayó el error que cometieron EE.UU. y sus aliados regionales al pensar que el asesinato del general Soleimani supuestamente obligaría retirarse a la Resistencia.

Al desarrollar su postura, recordó que el ataque misilístico de Irán, el pasado 8 de enero, contra la base estadounidense Ain Al-Asad, en Irak, acabó con los delirios de grandeza de EE.UU.

De igual modo, dijo que los últimos logros de Yemen en su lucha contra la agresión de Arabia Saudí y sus aliados se han producido después del martirio del general Soleimani.

Irán condena el asesinato de su héroe en la lucha contra Daesh, acto ordenado por el presidente estadounidense, Donald Trump, y asegura que perseguirá judicialmente el terrorismo estatal, económico y cultural que el magnate republicano ha cometido en su contra.

El Líder de la Revolución Islámica, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, ha señalado, por su parte, que el ataque contra las posiciones estadounidenses no es la dura venganza prometida por el asesinato del general Soleimani y ha urgido a poner fin a “la presencia corrupta de EE.UU. en la región” de Asia Occidental.

tqi/anz/nlr/mkh

Comentarios