• Presidente de EE.UU., Barack Obama, ofrece un discurso en una universidad en Newark, en el estado de Nueva Jersey.
Publicada: martes, 3 de noviembre de 2015 8:42

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dice que las fuerzas que enviará su país a Siria no se involucrarán en los combates contra el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe).

“No estamos poniendo a tropas estadounidenses en la línea frontal de los enfrentamientos armados con el EIIL”, afirmó el lunes el mandatario en una entrevista concedida al canal NBC.

Recuerde que ya hemos realizado operaciones especiales y en realidad esto es tan solo una extensión de lo que continuamos haciendo”, dijo el presidente de EE.UU., Barack Obama

Además, en un intento por rechazar las críticas de que incumple con su promesa de evitar la estrategia de “botas sobre el terreno” señaló: “Recuerde que ya hemos realizado operaciones especiales y en realidad esto es tan solo una extensión de lo que continuamos haciendo”.

El año pasado, Obama, quien se había mostrado reacio a involucrar a soldados norteamericanos en guerras en el Oriente Medio, había descartado explícitamente el despliegue estadounidense en Siria.

En un discurso televisado, en septiembre de 2013, aseguró: “No voy a poner las botas estadounidenses sobre el terreno en Siria”.

Aun así, el viernes, un alto funcionario de la Administración Obama dijo que Washington enviará unos 50 miembros de las Fuerzas de Operaciones Especiales a Siria con el objetivo de “entrenar, asesorar y ayudar” a los insurgentes que combaten a Daesh.

Otro oficial comentó al canal BBC que esta medida no supone un cambio en la táctica de Washington, pero sí una “intensificación” de la campaña militar que dirige en la zona.

La decisión llega semanas después de que Rusia comenzara los bombardeos antiterroristas en el país a petición del presidente sirio, Bashar al-Asad.

Soldados del Ejército y fuerzas progubernamentales de Siria en una posición no revelada en el oeste del país árabe, 8 de octubre de 2015.

 

Desde marzo de 2011 Siria vive un conflicto provocado por los grupos armados respaldados desde el extranjero que se ha cobrado la vida de más de 220.000 personas y ha causado el desplazamiento de millones de sirios.

mrk/rha/msf