• El expresidente estadounidense George W. Bush durante un partido de Baloncesto en Dallas, 3 de marzo de 2022.
Publicada: miércoles, 25 de mayo de 2022 14:04
Actualizada: miércoles, 25 de mayo de 2022 14:24

FBI dice haber desarticulado un intento de homicidio contra el expresidente de EE.UU., George W. Bush, orquestado por los miembros del grupo terrorista Daesh.

Mediante un comunicado emitido el martes por el Departamento de Justicia de EE.UU., un ciudadano iraquí fue arrestado por el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) y enfrenta cargos federales relacionados con un supuesto complot para matar a Bush, así como con un intento de ingresar ilegalmente a ciudadanos extranjeros al país norteamericano.

El sospechoso identificado como Shihab Ahmed Shihab, de 52 años que residía en Columbus, ingresó a EE.UU. en septiembre de 2020 con una visa de visitante y en marzo de 2021, presentó una solicitud de asilo con ciudadanía estadounidense que está pendiente de revisión.

Conforme al texto, Shihab viajó en febrero de este año a Dallas, ciudad de residencia de Bush, para vigilar el exmandatario y los sitios relacionados con él con el fin de matar al expresidente, a quien culpa de la muerte de iraquíes en el marco de la invasión a su país en 2003.

 

La revista Forbes, que fue la primera en reportar la noticia, presume que Shihab, sospechoso de estar relacionado con las actividades del grupo terrorista Daesh, esperaba contar con la colaboración de otros nacionales iraquíes a los que tenía pensado llevar a México con visado de turista, para desde allí cruzar irregularmente la frontera con EE.UU., según reveló una fuente de FBI que interceptó comunicaciones suyas en WhatsApp.

Según la fuente, Shihab había confesado que uno de los cuatro iraquíes a los que pretendía traer a EE.UU. era “el secretario de un ministro de finanzas de Daesh”.

Ahora Shihab se enfrenta a una pena de 10 años por el intento de traer ilegalmente a extranjeros a EE.UU., y otros 20 años por la complicidad en el intento de asesinato de un exfuncionario estadounidense.

El jefe de personal de Bush, Freddy Ford, aseguró que el expresidente no estaba preocupado. Él “tiene toda la confianza del mundo en el servicio secreto de EE.UU. y en nuestras comunidades de inteligencia y aplicación de la ley”, dijo.

rth/rba