• Zalmay Jalilzad, ex enviado especial de EE.UU. para Afganistán, en una audiencia ante la Cámara de Representantes, 18 de mayo de 2021. (Foto: Reuters)
Publicada: martes, 19 de octubre de 2021 15:29
Actualizada: martes, 19 de octubre de 2021 19:19

El enviado especial de EE.UU. para Afganistán deja su cargo tras caótica retirada de tropas estadounidenses del país centroasiático.

A través de una carta dirigida a Anthony Blinken, el secretario de Estado de EE.UU., Zalmay Jalilzad presentó el lunes su renuncia tras el criticado proceso de evacuación de tropas estadounidenses de Kabul, la capital afgana, en agosto pasado.

Jalilzad será reemplazado por Thomas West, quien hasta el momento ejercía las funciones de representante adjunto, anunció el Departamento estadounidense de Estado mediante un comunicado publicado la misma jornada.

El diplomático anunció su dimisión justo un día antes de la cumbre cuadripartita sobre Afganistán, que está previsto para este miércoles en Moscú (capital rusa) con la participación de representantes de Rusia, China, EE.UU. y Paquistán a fin de abordar la situación en el país centroasiático, cuyo gobierno está desde mediados de agosto en manos del grupo Talibán.

 

De hecho, EE.UU. anunció que no asistirá a dicha cumbre“No vamos a participar en los diálogos de Moscú. […] Queremos sumarnos en el futuro, pero no estamos en condiciones de hacerlo esta semana […] Es logísticamente difícil para nosotros hacerlo esta semana”, informó el lunes el portavoz del Departamento estadounidense de Estado, Ned Price.

El colapso en Afganistán ocurrió poco después de que comenzara la fase final de la retirada de las fuerzas norteamericanas, que a la cabeza de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), invadió el país centroasiático en 2001, so pretexto de luchar contra el terrorismo y deponer a Talibán, así como dar respaldo técnico al Ejército afgano. 

Ante tal situación, el Gobierno estadounidense, presidido por Joe Biden, ha sido blanco de duras críticas por su irresponsabilidad hacia la nación afgana. Además, incluso las autoridades occidentales admiten que la intervención militar extranjera en ese país ha sido inútil y un total fiasco.

rth/fmk/rba