• Cartel en el que se exige justicia por el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi, 2 de octubre de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 1 de octubre de 2021 11:04

Un congresista demócrata de EE.UU. urge a poner fin a la impunidad que goza la monarquía saudí, pese a su vinculación directa en el asesinato de Jamal Khashoggi.

Durante un evento organizado por Democracy for the Arab World Now (DAWN), celebrado el jueves, Gerry Connolly exigió a sus colegas aprobar una enmienda al proyecto de ley anual de gastos de defensa, con el objetivo de garantizar justicia para el periodista asesinado.

Sabemos que algunos de los asesinos fueron entrenados aquí en Estados Unidos, lo que demuestra una abrumadora necesidad de cambios en nuestros procesos actuales de venta de armas, mayor rendición de cuentas y reformas sobre quién y cómo entrenamos a ciudadanos extranjeros de otros ejércitos aquí en Estados Unidos”, señaló.

Asimismo, el congresista demócrata por el estado de Virginia, donde Khashoggi residía antes de que fuera asesinado en Estambul, Turquía, manifestó que no permitirán que el caso quede en el olvido.

Apuntando el dedo acusador al príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman Al Saud, como el autor intelectual del asesinato del periodista, enfatizó la importancia de poner fin a la impunidad y responsabilizar a la dinastía gobernante de los Al Saud.

 

En noviembre de 2018, un informe del diario estadounidense The Washington Post reveló que las investigaciones llevadas a cabo por la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) de EE.UU. sobre el asesinato de Khashoggi arrojaban que la orden de asesinar al columnista había sido dada por Bin Salman. Las autoridades saudíes, tras reiteradas negativas, terminaron reconociendo el asesinato del disidente.

Por su parte, el Gobierno estadounidense confirmó el 26 de febrero de este año en curso, en un informe, la implicación directa del príncipe heredero en el macabro homicidio.

No obstante, el presidente norteamericano, Joe Biden, se negó a castigar a Bin Salman, a pesar de confirmar su papel en la orden de asesinato. Muchos observadores puntualizaron que lo que motivó esta negativa fue el temor de Biden a poner en peligro las estratégicas relaciones entre EE.UU. y Arabia Saudí.

mgh/ctl/fmk