• Vista general de la instalación de enriquecimiento de uranio de Natanz, en el centro de Irán.
Publicada: jueves, 26 de agosto de 2021 18:24

Israel informó a EE.UU. de su intención de atacar la instalación nuclear de Natanz, en el centro de Irán, menos de dos horas antes de llevar a cabo el sabotaje.

El 11 de abril del presente año, se registró un incendio en una red de distribución eléctrica del central nuclear iraní de Natanz. Teherán consideró el incidente como un “acto de terrorismo nuclear”, del que atribuyó, en base a las pruebas, al régimen de Israel.

Este jueves, el diario The New York Times ha revelado que las autoridades israelíes ocultaron la información a sus colegas estadounidenses porque el entonces primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, desconfiaba del nuevo inquilino de la Casa Blanca, Joe Biden, que había optado por revertir la política de su predecesor Donald Trump y comenzado las conversaciones con Teherán para que Estados Unidos regrese al acuerdo nuclear de 2015.

Fuentes de la Casa Blanca han dicho a The New York Times que Israel, al menos en espíritu, había violado una política no escrita de muchos años de consultar con Washington sobre operaciones como la de Natanz y permitir que Washington expresara su opinión al respecto.

Según el reporte, el breve aviso que Netanyahu dio antes del acto de sabotaje en Natanz privó a las agencias de inteligencia estadounidenses del tiempo suficiente para responder. Días después del ataque, EE.UU. aseguró que no estaba implicado en el incidente.

Fuentes israelíes citadas por el rotativo han afirmado que ocultaron la información a Washington porque hubo filtraciones sobre ataques anteriores, un cargo que los funcionarios estadounidenses negaron.

 

Otras fuentes israelíes han alegado que la Administración de Biden no había comprendido las preocupaciones de Israel sobre Irán y su programa de energía nuclear y estaba decidida a revivir el acuerdo nuclear, del que Trump se retiró en mayo de 2018.

Después del acto de sabotaje en Natanz, el director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) de EE.UU., William Burns, llamó al jefe del servicio de Inteligencia de Israel (el Mossad) en ese momento, Yossi Cohen, para expresar su preocupación por lo sucedido, agrega el informe.

Cohen intentó justificar la advertencia de último minuto, diciendo que se debió a limitaciones operativas y a la incertidumbre sobre cuándo exactamente se llevaría a cabo.

El Mossad estaba detrás del sabotaje en Natanz

Fuentes occidentales, citadas por los medios de comunicación estadounidenses e israelíes, afirmaron luego del incidente que la corte de electricidad en Natanz fue resultado de un ciberataque llevado a cabo por el Mossad.

Teherán, que a su vez, prometió venganza contra Israel por el acto de sabotaje, denunció que el suceso fue un intento fallido de debilitar la posición de Irán en las conversaciones en curso en Viena (Austria) para salvar el acuerdo nuclear y el levantamiento de las sanciones estadounidenses contra el país persa

Como una primera respuesta, Irán comenzó, días después, a “enriquecer uranio al 60 por ciento” y agregó a la planta de Natanz 1000 centrifugadoras “con un 50 % más de capacidad”.

Teherán ha dejado claro una y otra vez que actos de sabotaje no podrán detener el avance del programa nuclear pacífico del país persa.

ftm/rba