• Los restos de las Torres Gemelas de Nueva York (EE.UU.) tras el ataque del 11 de septiembre de 2001.
Publicada: martes, 2 de marzo de 2021 19:08

Las familias de las víctimas de los ataques del 11 de septiembre de 2001 en EE.UU. exigen a Biden divulgar el papel de Arabia Saudí en los atentados.

Cerca de 2000 familiares de las víctimas de los hechos acaecidos el 11 de septiembre de 2001 en Nueva York escribieron una carta al presidente de EE.UU., Joe Biden, en la que le solicitan que desclasifique los documentos relativos al papel de Arabia Saudí en los sucesos que tuvieron lugar dicha fecha, después de que se hiciera público un informe de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) de EE.UU., en el que se revela que el príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman Al Saud, autorizó el “secuestro y asesinato” del periodista crítico Jamal Khashoggi el 2 de octubre de 2018 en el consulado saudí en la ciudad turca de Estambul.

De acuerdo con los familiares de las víctimas del 11-S, las demandas contra Arabia Saudí en los últimos años, a menudo no han recibido respuesta debido a que el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) y el Departamento de Justicia del país norteamericano no han hecho entrega de documentación alguna.

“Le instamos a que deje de burlarse de la justicia e instamos al Departamento de Justicia que proporcione de inmediato los documentos y la cooperación necesarios para que podamos enjuiciar a Arabia Saudí”, subraya el texto.

 

En este sentido, los demandantes exigen al FBI que presente evidencias nuevas y cruciales que revelen el papel de algunos funcionarios y afiliados al Gobierno saudí que ayudaron a los dos secuestradores que acudieron al aeropuerto de Los Ángeles en enero de 2000.

Al respecto, señalan que la cúpula estadounidense teme que se filtren documentos secretos en torno a la alianza entre Washington y Riad.

En base al informe sobre el asesinato de Khashoggi, Biden dictó sanciones contra 76 saudíes vinculados con el homicidio y declaró que prohibirá el ingreso de personas que amenacen a disidentes en sus respectivos países. Sin embargo, el presidente estadounidense no incluyó al propio Bin Salman en su lista de sancionados saudíes, aduciendo que EE.UU. no pena a líderes extranjeros.

nsh/anz/tqi/mrg