• Manifestantes se reúnen en el lugar donde el afroamericano George Floyd fue asesinado por la un policía de Minneapolis, EE.UU., 26 de mayo de 2020. (Foto: Reuters)
Publicada: lunes, 25 de enero de 2021 23:13

Al menos 135 afrodescendientes desarmados perdieron la vida a manos de agentes policiales en Estados Unidos desde 2015, revela un estudio.

El medio estadounidense National Public Radio (NPR) ha publicado este lunes los resultados de una investigación, en la que encontró tras examinar “miles de páginas” de registros policiales, que el 75 por ciento de los oficiales involucrados en la muerte de negros son blancos.

Entre los datos resaltantes del informe destaca que, si bien varios de los policías en cuestión fueron condenados por delitos, siguieron manteniendo sus puestos de trabajo. Además, indica que 19 oficiales involucrados en los tiroteos tenían poco tiempo en la fuerza e incluso uno había estado activo como oficial solo cuatro horas antes del tiroteo.

NPR también encontró que al menos seis oficiales tenían pasados ​​problemáticos antes de ser contratados en departamentos de policía, incluido el uso de drogas y violencia doméstica. Un oficial había sido despedido de otra agencia de aplicación de la ley y al menos otros dos fueron expulsados.

El estudio especifica algunos casos, entre ellos, dos que involucran a un exoficial blanco de Vallejo, en el estado de California, Ryan McMahon, quien en 2018 cuando era un novato, en un primer caso, asesinó a un afrodescendiente de 33 años, Ronell Foster, luego de que lo detuvo por conducir su bicicleta sin luces y por entrar y salir del tráfico. No obstante, el fiscal del distrito del condado de Solano no presentó cargos en su contra, debido a que el disparo estaba justificado.

 

Conforme a la investigación, McMahon estuvo implicado en otro tiroteo mortal un año después, cuando seis agentes de la Policía fueron llamados a un Taco Bell, una cadena de restaurantes de comida rápida, donde un hombre negro, Willie McCoy, estaba durmiendo sobre el volante de su coche, el cual bloqueaba la entrada de autos del restaurante.

Cuando McCoy se despertó lentamente, movió la mano para rascarse el pecho, según un informe de un experto que la ciudad contrató para revisar el tiroteo; pero los oficiales, incluido McMahon, creyeron que estaba buscando el arma, por lo que dispararon 55 tiros en 3,5 segundos.

Los mortíferos tiroteos de hombres y mujeres negros desarmados por parte de agentes de policía en Estados Unidos han atraído cada vez más la atención mundial en los últimos años, sin embargo, el 2020 fue singular.

El año pasado, las protestas contra la brutalidad policial en Estados Unidos traspasaron las fronteras del país, a raíz de que todo el mundo pudo ver el vídeo en que el afroamericano George Floyd fue asfixiado por un policía blanco en Mineápolis (Minesota).

mdh/ncl/hnb