• La marcha interminable por la justicia para George Floyd
Publicada: miércoles, 3 de junio de 2020 16:38
Actualizada: miércoles, 3 de junio de 2020 17:33

Otra jornada de protestas contra la brutalidad policial en EE.UU. Esta vez, una marcha de varios kilómetros en memoria de Floyd y víctimas del abuso de autoridad.

La interminable marcha en busca de justicia para George Floyd y todas las víctimas de la brutalidad policial. Cientos de miles salen a las calles en todo el país. Caminan y caminan sin parar, la ciudad les ilumina el paso y atrás la policía observando, controlando, esperando.

Una pausa en este Via Crucis y una oración por una paz que nunca llega. Las acciones de la policía marcan las vidas de todos los asistentes.

No hay duda de que en estos días la realidad no parece serlo: los estadounidense ven con horror al Presidente Donald Trump, escondido en su búnker, rodeado de policías y militares; enfrentado en una guerra contra sus propios ciudadanos; saliendo brevemente para hacer gala de un complejo mesiánico que lejos de tranquilizar infunde aun más horror. Así, con todo esto muchos se preguntan ¿Cuál es peor: la pandemia del COVID-19 o el otro virus incurable, el del racismo?

Las marchas por los derechos humanos y en contra de la brutalidad policial se han convertido en algo frecuente y cotidiano para  los estadounidenses quienes aún viven los embates de la crisis socioeconómica a resultas del COVID-19 y el mal manejo de sus gobernantes. Estos elementos generan la catalización del malestar social; un malestar que aparentemente vino, para quedarse.

Marcelo Sánchez, Sunrise.

mag/hnb