• Pompeo llega a Afganistán para salvar el acuerdo con los talibanes
Publicada: lunes, 23 de marzo de 2020 21:50
Actualizada: lunes, 23 de marzo de 2020 22:16

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, ha llegado este lunes de sorpresa a Afganistán con el fin de salvar el llamado pacto de paz firmado con Talibán.

En Kabul (capital afgana), Pompeo se ha reunido por separado con el presidente de Afganistán, Ashraf Qani, y con su máximo rival político, Abdulá Abdulá, para revisar el acuerdo de paz, firmado el 29 de febrero pasado entre Estados Unidos y el grupo armado Talibán, —sin el Gobierno afgano—, y que se encuentra estancado por la falta de acuerdo entre los talibanes y el Gobierno afgano en torno al intercambio de prisioneros.

El portavoz del Ministerio del Interior afgano, Sediq Sediqqi, a través de su cuenta de Twitter, ha informado que, en el encuentro entre Pompeo y Qani, también se ha abordado “la seguridad y la situación política en Afganistán”. En esta reunión también ha participado el asesor de Seguridad Nacional afgano, Hamdulá Moheb.

Horas después de esta reunión, la portavoz del Departamento estadounidense de Estado, Morgan Ortagus, ha dicho que Pompeo “se reunirá con funcionarios talibanes en Doha (capital de Catar), incluido el jefe político y principal negociador del grupo armado, Mulá Baradar Ajund, para presionarlos a cumplir con el acuerdo firmado el mes pasado”.

 

El acuerdo dispone que los 13 000 soldados que tiene Estados Unidos en Afganistán deberán retirarse en un plazo de 14 meses, no obstante, varios análisis dudan del compromiso del lado norteamericano, considerando que Washington ha roto varios convenios y acuerdos, incluso internacionales.

En este sentido, el llamado acuerdo de paz pone de relieve que los talibanes necesitan de las fuerzas estadounidenses para combatir al grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe), un enemigo al que EE.UU creó y sigue apoyando; lo que es visto como un pretexto para justificar la presencia militar de Washington en Afganistán.

Transcurridos más de 19 años del inicio de la invasión de Afganistán por las tropas estadounidenses y de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), la inseguridad sigue campando a sus anchas en dicho país asiático, donde ahora opera el grupo takfirí Daesh.

Conforme publicó en abril de 2019 la Organización de las Naciones Unidas (ONU), los ataques de Estados Unidos en Afganistán son más mortíferos para los civiles que los atentados de los grupos armados como Talibán.

mrp/ncl/hnb