• Un soldado estadounidense conduce un vehículo militar fuera de la ciudad siria de Qamishli, 26 de octubre de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 17 de marzo de 2020 15:39
Actualizada: martes, 17 de marzo de 2020 16:40

El Ejército de EE.UU. planea reubicar a cientos de sus soldados en Irak, además de evacuar las bases en Al-Qaim, cerca de la frontera con Siria.

La llamada coalición anti-EIIL (Daesh, en árabe), encabezada por EE.UU., anunció el lunes que trasladará a parte de sus tropas y evacuará varias “bases pequeñas” en el país árabe.

Según informó la cadena estadounidense de noticias NBC, este movimiento de efectivos incluirá la evacuación de las bases conjuntas existentes en Al-Qaim, en la frontera oeste de Irak con Siria, así como el aeródromo de Al-Qayara, ubicado a 60 kilómetros de la ciudad de Mosul.

Asimismo, indicó que tal decisión ha sido tomada después de que EE.UU. empezara a desplegar defensas antiaéreas adicionales para proteger a las tropas de la llamada coalición en las bases aéreas de Ain Al-Asad y Erbil, en el norte.

En este sentido, enfatizó que el país norteamericano ya ha decidido trasladar a Irak sistemas de defensa antiaérea contra cohetes, sistemas de artillería y proyectiles de mortero, y planea desplegar el sistema de defensa antimisiles Patriot en los próximos días.

 

Por el momento, conforme a la NBC, pese a que no existe un calendario para el repliegue, las bases citadas, de acuerdo con un portavoz de la coalición, continuarán “ofreciendo asesoría” al Ejército iraquí.

De igual modo, señaló que el movimiento de tropas estadounidenses se produce tras los ataques con proyectiles registrados la semana pasada contra la base estadounidense de Al-Tayi, al norte de Bagdad (capital iraquí), asaltos en los que dos estadounidenses y un británico perdieron la vida. No obstante, fuentes de la coalición, citadas por la cadena estadounidense CNN, aseguraron que el plan para la reubicación de las tropas fue decidido “hace meses” y no tiene nada que ver con los últimos ataques.

Esta medida se enmarca en las tensiones surgidas a raíz del ataque lanzado por EE.UU. en Irak a principios de enero, en el que fueron martirizados el que fuera comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el teniente general Qasem Soleimani, y el subcomandante de las Unidades de Movilización Popular de Irak (UMP o Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), Abu Mahdi al-Muhandis, entre otros militares iraquíes.

La referida ofensiva de EE.UU. generó enormes condenas tanto a nivel nacional como internacional. Las autoridades de Bagdad denunciaron que constituía una flagrante violación de la soberanía y la integridad de Irak, por lo que exigieron la inmediata salida de las tropas estadounidenses.

nkh/anz/alg/mjs