• Sanders urge a cerrar la boca de Trump para combatir a COVID-19
Publicada: lunes, 16 de marzo de 2020 2:43
Actualizada: martes, 17 de marzo de 2020 13:09

Bernie Sanders en el primer debate electoral en la competencia interna destaca que para combatir al COVID-19 antes que nada, se necesita cerrar la boca de Trump.

En mi opinión, el primer paso, si será presidente o no, es detener las palabras del mandatario (de EE.UU., Donald Trump) este mismo momento”, ha declarado el senador demócrata Bernie Sanders, durante su discurso en el primer debate electoral de la competencia interna con Joe Biden en Washington D.C. (la capital).

Según las palabras de Sanders, Trump con sus declaraciones acerca del nuevo coronavirus denominado COVID-19, está perjudicando al espíritu de los médicos y el personal que están ayudando al pueblo estadounidense.

“Seamos honestos; la epidemia del coronavirus en Estados Unidos reveló las increíbles debilidades e incapacidad de nuestro sistema de salud”, ha indicado el senador de Vermont.

En este contexto, ha expresado que el Gobierno de Estados Unidos tiene la responsabilidad de garantizar que todos se sientes cómodos recibiendo la atención médica que necesitan.

 

También ha aseverado que ahora es el momento en que todo el mundo este en esto junto y todos tienen que ayudarse mutuamente, destacando que Estados Unidos debe trabajar con China para tratar el coronavirus.

“Ahora es el momento de trabajar con China. Están aprendiendo mucho sobre esta crisis. Y, de hecho, tenemos que trabajar con ellos. Tenemos que trabajar con la Organización Mundial de la Salud (OMS), tenemos que trabajar con Italia”, ha dicho al respecto.

De acuerdo con las palabras de Sanders, el sistema actual tomado por el Gobierno estadounidense no puede manejar la tendencia ascendente del brote del COVID-19.

El aspirante demócrata a la Casa Blanca Biden, por su parte, ha criticado la situación que tienen los inmigrantes en EE.UU., agregando que cualquier persona que tenga síntomas de este virus debería poder hacer la prueba. “Los inmigrantes que no tienen permisos de residencia tampoco deben ser deportados y deben ser examinados”, ha dicho.

El viernes, Trump declaró el estado de emergencia en todo EE.UU. por la propagación del nuevo coronavirus, pese a que venía minimizando, desde hacía tiempo, la amenaza que constituía esta crisis sanitaria.

De acuerdo con los últimos datos oficiales, esta pandemia ha infectado, hasta este domingo, a más de 3000 estadounidenses, 60 de los cuales han fallecido. Sin embargo, aún existen temores a que la expansión del nuevo coronavirus en EE.UU. sea mucho mayor que la que indican las autoridades de la Casa Blanca.

nlr/rha/hnb