• Un cazabombardero F-15E Strike Eagle, equipado con bomba termonuclear B61-12, durante una maniobra en EE.UU., 14 de marzo de 2020. (Foto: The Drive)
Publicada: domingo, 15 de marzo de 2020 18:12
Actualizada: lunes, 16 de marzo de 2020 17:30

EE.UU. se aprovecha del hecho de que la atención mundial está puesta en el nuevo coronavirus para probar una nueva serie de sus bombas termonucleares.

Según informó el sábado el portal web The Drive, la Fuerza Aérea de EE.UU. (USAF, por sus siglas en inglés) han lanzado un ejercicio avanzado de entrenamiento de combate aéreo, llamado Red Flag (Bandera Roja), en el aeródromo de Nellis, en el estado de Nevada, sito en el oeste del país norteamericano.

De acuerdo con este reporte, en estos simulacros EE.UU. ha puesto a prueba las capacidades de sus avanzados cazabombarderos F-15E Strike Eagle y EA-18, los cazas F-16, así como sus bombarderos nucleares B-52 Stratofortres.

La Fuerza Aérea estadounidense ha realizado, además, varias pruebas de vuelo de calificación de una nueva serie de sus bombas termonucleares B61-12 desde los aviones de combate F-15E Strike, conforme reporta The Drive.

En estas maniobras también han participado varios países miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), como es el caso de Alemania, Italia y España, Estados que han cooperado con Washington en el despliegue militar norteamericano en Europa.

Estos simulacros tienen lugar, no obstante, al mismo tiempo que EE.UU., al igual que otros países del orbe, es presa de una situación crítica surgida a raíz de la rápida propagación del nuevo coronavirus, denominado COVID-19.

De acuerdo con los últimos datos oficiales, esta pandemia ha infectado, hasta este domingo, a más de 3000 estadounidenses, 60 de los cuales han fallecido. Sin embargo, aún existen temores a que la expansión del nuevo coronavirus en EE.UU. sea mucho mayor que la que indica la Administración del presidente norteamericano, Donald Trump.

En esta misma línea, la Dra. Amy Acton, directora del Departamento de Salud del estado de Ohio (noreste de EE.UU.), anunció recientemente que hay más de 100 000 contagiados tan solo en el referido estado.

Por su parte, el diario local The New York Times (NYT) alertó el sábado que el nuevo coronavirus podría afectar a entre 160 y 214 millones de estadounidenses, y matar a hasta 1,7 millones de personas.

Esto mientras que el propio vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, al que Trump encargó liderar la respuesta federal a la crisis, ha advertido que a medida que “se difundan las pruebas de diagnóstico por el país, van a aparecer más casos”.

myd/anz/rtk/rba