• Un bombardero Spirit B-2 de la Fuerza Aérea de EE.UU. en la base aérea de Lajes, Portugal, septiembre de 2019.
Publicada: martes, 10 de marzo de 2020 16:17
Actualizada: martes, 10 de marzo de 2020 19:21

Estados Unidos desplegó el lunes otros dos bombarderos estratégicos modelo B-2 en Europa, en el lapso de un año, con los ojos puestos en Rusia.

Los bombarderos furtivos B-2 de EE.UU., provenientes de la base de la Fuerza Aérea Whiteman, en Misuri, llegaron a la base aérea de Lajes, en las Azores, un archipiélago portugués localizado en el océano Atlántico, para comenzar una serie de operaciones en Europa, según lo anunció, la misma jornada, el Comando Europeo de EE.UU. (EUCOM, por sus siglas en inglés), en un comunicado.

Los despliegues estratégicos de los bombarderos en Europa permiten a los miembros de la tripulación aérea familiarizarse con el escenario de operaciones y demostrar el compromiso de EE.UU. con los aliados y socios”, afirmó el EUCOM.

El Comando Europeo agregó que la cooperación con los aliados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) permite a la Fuerza Aérea de EE.UU. construir relaciones duraderas y estratégicas, necesarias para hacer frente a una amplia gama de desafíos globales.

 

Estos aviones “operarán desde varias instalaciones militares en el área de responsabilidad del Comando Europeo de EE.UU.” y llevarán a cabo la integración en el escenario de operaciones y el entrenamiento de vuelo, manifestó la nota.

El B-2 Spirit es un bombardero multifuncional capaz de disparar tanto municiones convencionales como nucleares. Sus características furtivas hacen que sea difícil su detección a través de sistemas convencionales, entre ellos infrarrojos, acústicos, electromagnéticos, visuales y de radar.

La última vez que se desplegaron B-2 en Europa fue en agosto de 2019, cuando un grupo de trabajo de bombarderos similar llegó a la base de Fairford, en el Reino Unido.

Los despliegues de bombarderos estratégicos de EE.UU. en Europa se han vuelto cada vez más frecuentes en los últimos años. Sus actividades, junto al despliegue de fuerzas militares en varios puntos del viejo continente, se realizan so pretexto de hacer frente a la “amenaza rusa”.

A su vez, el Gobierno de Rusia ha alertado en reiteradas ocasiones de las consecuencias de la progresiva expansión militar de EE.UU. y la OTAN en el este de Europa, cerca de sus fronteras, y ha amenazado con tomar represalias por la militarización de la que Washington la está haciendo objeto.

tmv/anz/rtk/rba