• El logotipo de la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. (CIA) en la sede de esta agencia en Langley, Virginia.
Publicada: martes, 11 de febrero de 2020 19:25
Actualizada: miércoles, 12 de febrero de 2020 8:06

Los servicios de inteligencia de EE.UU. y Alemania recabaron información confidencial de gobiernos extranjeros durante décadas, a través de una compañía suiza.

El Departamento suizo de Defensa ha declarado en un comunicado que el Gobierno decidió iniciar una investigación sobre el asunto y aclarar los hechos. La Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. (CIA, por sus siglas en inglés) junto al Servicio Federal de Inteligencia de Alemania (BND, por sus siglas en alemán) se convirtieron en 1970 en los propietarios de la compañía, dato desconocido por los Estados que requerían sus servicios.

A través del pleno control que ejercían sobre la compañía, la CIA y el BND adulteraban los equipos que vendían para vulnerar con facilidad los códigos de seguridad y acceder a los mensajes secretos de esos gobiernos.

Crypto AG, un proveedor líder de servicios de codificación de comunicaciones, trabajó con unos 120 países a partir del fin de la Segunda Guerra Mundial, entre ellos Irán, La India, Paquistán y gobiernos dictatoriales de América del Sur, han asegurado este martes el diario estadounidense The Washington Post, la cadena alemana ZTE y la radio-televisión estatal suiza SRF.

 

Los servicios de inteligencia de EE.UU. y Alemania no solo tenían acceso a la información clasificada de sus clientes, sino que, además, facturaban millones de dólares por sus servicios.

The Washington Post, que titula el informe “El golpe del siglo”, declaró que en un documento interno y clasificado de la CIA se describe la historia de este proyecto ultrasecreto y se identifica a los funcionarios de inteligencia que supervisaban el operativo, así como a los ejecutivos de Crypto que lo hicieron posible. Las sospechas sobre este acuerdo secreto se remontan en el tiempo, pero nunca se habían podido probar.

Crypto, con sede en Zug, Suiza, quedó dividida en dos compañías en 2018. Una de esas divisiones, Crypto International, dijo que el informe era “muy inquietante”. “Actualmente estamos evaluando la situación y realizaremos comentarios una vez que tengamos un cuadro completo”, agregó la compañía en un comunicado.

mrz/anz/tmv/rba

Comentarios