• Fuerzas de EEUU durante ejercicios militares en Udbina, Croacia, 16 de mayo de 2019. (Foto: usar.army.mil)
Publicada: sábado, 1 de febrero de 2020 6:26

Mientras los medios norteamericanos y el público se centran en Irán, el Ejército de EE.UU. se está preparando para la guerra con Rusia, según revela un informe.

En un artículo publicado el jueves, la revista estadounidense Newsweek indicó que durante el auge de las tensiones con Irán el año pasado, el país norteamericano llevó a cabo una serie de juegos de guerra sin precedentes; durante cinco meses, desde mayo hasta finales de septiembre, se realizaron 93 ejercicios militares separados, con fuerzas que operan continuamente en, por encima y alrededor de 29 países.

“Los juegos, que practicaban todo, desde tácticas de pelotón hasta guerra cibernética, no se llevaron a cabo en el Oriente Medio y no se dirigieron a Teherán. Fueron dirigidos contra Moscú, y constituyeron el conjunto constante de ejercicios más intenso desde el final de la Guerra Fría”, se lee en el informe.

También añade que la actividad fue el punto culminante de una expansión militar que comenzó tras la adhesión de Crimea a Rusia —mediante un referéndum en 2014— y el foco era innegablemente Rusia mientras el número de juegos europeos eran diez veces más que los simulacros relacionados con China en el mismo tiempo.

 

Newsweek luego cita las afirmaciones de un comité parlamentario de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) que informó el pasado octubre que a la sombra del deterioro del entorno de seguridad europeo, el tamaño y el alcance de los ejercicios militares de la Alianza Atlántica y Rusia “han aumentado significativamente, incluso dramáticamente”.

Al comité le preocupaba que el bloque militar no cuenta con suficientes tropas terrestres en el este de Europa para disuadir la supuesta amenaza rusa. Asimismo, hizo alusión a los propios juegos de guerra de alto perfil de Moscú, muchos de los cuales incluyen escenarios con el uso de armas nucleares en una posible guerra con Europa.

Las relaciones entre Moscú y los países occidentales se fueron enfriando a raíz de la crisis en Ucrania y la anexión de Crimea a la Federación Rusa.

La OTAN, encabezada por EE.UU., pretexta la “amenaza rusa” para acumular fuerzas militares y enviar vehículos de combate a los países bálticos, fronterizos con Rusia. Moscú considera estas actividades como una provocación directa contra su soberanía y advierte que amenazan la seguridad de la región y del mundo.

ftn/ktg/hnb