• El presidente de EE.UU., Donald Trump, y el príncipe heredero saudí, Muhamed bn Salman (dcha), Osaka, Japón, 28 de junio de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 28 de enero de 2020 11:15

Estados Unidos anda sobre cáscaras de huevo en su relación con Arabia Saudí, por temor a una posible alianza de este con Rusia y China, señala un nuevo artículo.

La revista estadounidense The National Interest publicó el domingo un artículo en el que elabora la naturaleza de los nexos de Washington con Riad y alerta de que EE.UU. no debe permitir que el reino árabe se convierta en el “socio preferente” de sus relaciones.

“EE.UU. tiene un gran problema en Oriente Medio. Se llama Muhamad bin Salman”, el príncipe heredero de Arabia Saudí, advierte la nota.

El artículo enumera varios casos de desestabilización en la que está involucrada Arabia Saudí y ante los cuales guardia silencio la Casa Blanca y los funcionarios norteamericanos.

El texto señala que desde que Bin Salman fue designado como el ministro de Defensa de la monarquía árabe en 2015, Riad ha desempeñado un papel bastante desestabilizador en la región del oeste de Asia, incluidos Siria, Irak, El Líbano y Yemen; este último país sufre una brutal campaña de agresión liderada por Arabia Saudí, la cual ha dejado una cifra chocante de víctimas entre los civiles.

 

En otro caso, los expertos de las Naciones Unidas informaron esta semana que el príncipe heredero saudí utilizó un software espía israelí para piratear el móvil del jefe del diario estadounidense The Washington Post.

El periódico británico The Guardian reveló que el teléfono celular del multimillonario estadounidense Jeff Bezos, dueño de The Washington Post y fundador de la empresa Amazon, sufrió una intromisión maliciosa el 1 de mayo de 2018 a través de un mensaje de Muhamad bin Salman.

Las autoridades saudíes han rechazado la información, si bien The National Interest recuerda que esos funcionarios son representantes de un país que trató, aunque en vano, esconder la realidad del asesinato del periodista disidente saudí Yamal Khashoggi, que fue asesinado por orden de Bin Salman.

Pese a todos esos casos, sugiere la revista, Estados Unidos sigue con su respaldo al reino árabe y “en general, ha estado andando sobre cáscaras de huevo con la monarquía saudí durante mucho tiempo”.

“Los funcionarios estadounidenses son reticentes a ofender a la corte real (saudí), preocupados por (la posibilidad de) que los saudíes salgan de la esfera de EE.UU. para cambiar de bando e incorporarse a la de Rusia y China”, se lee en la nota.

El artículo, no obstante, califica de “exagerados” estos temores, pues, prosigue, los presidentes de Rusia y China, Vladimir Putin y Xi Jinping, respectivamente, son “socios volubles” para Riad, en comparación con EE.UU.

El medio insta a los funcionaros de la Casa Blanca que “entiendan la dinámica básica de las relaciones EE.UU.-Arabia Saudí”. “Riad no es el socio preferente en esta relación. Arabia Saudí necesita a EE.UU. mucho más” que Washington a Riad.

Hasta que la Casa Blanca no percibe este hecho, precisa el artículo, “Washington corre el riesgo de malinterpretar (...) cuán imprudente e innecesario es salir siempre en defensa de Arabia Saudí”.

Prácticamente todos los legisladores demócratas, junto a varios miembros republicanos del Congreso estadounidense, así como muchos analistas y exfuncionarios norteamericanos, se oponen a los nexos con los Al Saud.

 

La Cámara de Representantes de EE.UU. aprobó el pasado 4 de abril una resolución que urgía a Washington a cesar el respaldo a la campaña militar emprendida por Riad y sus aliados contra Yemen.

No obstante, preocupado por el comercio de armas con el reino árabe, al que el propio Trump cataloga de “vaca lechera”, el inquilino de la Casa Blanca ha tratado en muchas ocasiones esquivar la culpa de violaciones de derechos humanos que recae en la monarquía.

El mandatario republicano se ha enfrentado a críticas fulminantes por su política de las alfombras rojas respecto a Arabia Saudí.

La cadena local NBC News publicó una nota a mediados de 2019, enumerando 11 de los favores hechos por Trump para los saudíes:

  1. “Trump elige a Arabia Saudí para su primer viaje presidencial en el extranjero”
  2. “Trump alaba el bloqueo a Catar”
  3. “Trump reanuda la venta de bombas guiadas de alta precisión a Arabia Saudí”
  4. “Trump acoge con beneplácito la represión en Riad”
  5. “La Administración Trump evita condenar la conducta saudí en la guerra de Yemen”
  6. “La respuesta de Trump a la muerte de Khashoggi”
  7. “La Administración aprueba la transferencia de tecnología nuclear a los saudíes después de la muerte de Khashoggi”
  8. “EE.UU. bloquea la resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) sobre Yemen”
  9. “Trump veta la resolución del Congreso para poner fin a la participación de EE.UU. en la guerra liderada por Arabia Saudí en Yemen”
  10. “La lista negra de Estados Unidos sobre niños soldados excluye a Arabia Saudí”
  11. “Trump veta el intento del Congreso de detener las ventas de armas para Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos (EAU)”

tqi/rha/msf

Comentarios