• Cazas estadounidenses desplegados en el destructor USS Carl Vinson, mar de la China Meridional, 14 de febrero de 2018.
Publicada: domingo, 18 de febrero de 2018 9:38
Actualizada: domingo, 18 de febrero de 2018 10:32

Las fuerzas estadounidenses patrullarán las disputadas aguas del mar de la China Meridional y la construcción de las islas artificiales chinas no supondrá impedimento alguno, aseguró el sábado el portavoz de la Marina, el teniente comandante Tim Hawkins a The Associated Press.

A bordo del destructor estadounidense USS Carl Vinson, Hawkins señaló que la Armada de EE.UU. ha realizado “patrullajes rutinarios” tanto en el espacio aéreo como en el marítimo de esta región durante los últimos 70 años.

Alegó, asimismo, que la presencia de Washington en esta región, que según le recuerdan sus críticos no es el Caribe, busca “promover” la seguridad regional y “garantizar” un comercio sin trabas, que es “crucial” para la economía de los países asiáticos y de Estados Unidos.

“La ley internacional nos permite volar aquí, nos permite entrenar aquí, nos permite navegar aquí y eso es lo que estamos haciendo y continuaremos haciéndolo (…) Estamos aquí”, destacó el titular castrense en la bahía de Manila, sita en la costa suroccidental de la isla filipina de Luzón.

De igual modo, expresó la disposición de Washington para lanzar un espectro de operaciones con diferentes finalidades, incluida la asistencia humanitaria en la región.

La ley internacional nos permite volar aquí (en el mar de la China Meridional), nos permite entrenar aquí, nos permite navegar aquí y eso es lo que estamos haciendo y continuaremos haciéndolo”, destacó el portavoz de la Marina estadounidense, el teniente comandante Tim Hawkins.

 

En diciembre pasado, la Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, emitió nueva estrategia de seguridad sobre la presencia de Estados Unidos en la región del océano Pacífico, donde Pekín y Washington se acusan mutuamente de militarizar la región.

China reclama la mayor parte de ese mar, incluidas zonas cercanas a las costas de muchos países del sudeste asiático. También, reivindica que su soberanía sobre las islas artificiales es "indiscutible".

Las tensas relaciones entre China y Estados Unidos por las reclamaciones territoriales se vieron agravadas en mayo de 2015, cuando Pekín ordenó la construcción de varias islas artificiales en el archipiélago de las disputadas Spratly (llamadas Nansha por China), cuya soberanía es un hecho irrefutable para el gigante asiático.

ask/ctl/msf