• El embajador de Estados Unidos en Panamá, John Feeley.
Publicada: viernes, 12 de enero de 2018 18:30
Actualizada: viernes, 12 de enero de 2018 20:30

El embajador de Estados Unidos en Panamá, John Feeley, ha renunciado a su cargo, ya que según ha declarado no se siente capaz de colaborar con el presidente de su país, Donald Trump, después de insultar este a los inmigrantes salvadoreños y haitianos.

En un extracto de su carta de renuncia, que se ha leído este viernes a la agencia británica de noticias Reuters, Feeley dice haber firmado un juramento para servir con lealtad al mandatario estadounidense incluso si no está de acuerdo con su política, algo que no puede hacer más.

“Mis instructores me dejaron claro que si creía que no podía hacerlo tenía que renunciar. Ese momento ha llegado”, precisa Feeley, diplomático de carrera y expiloto de helicópteros del Cuerpo de Marines.

Una portavoz del Departamento de Estado estadounidense ha confirmado la decisión de Feeley y ha precisado que el diplomático ha decidido renunciar “por motivos personales”.

El diplomático dejará oficialmente su cargo a partir del próximo 9 de marzo y ha informado de su decisión tanto a la Casa Blanca y a la referida Cartera como al Gobierno panameño.

Mis instructores me dejaron claro que si creía que no podía hacerlo tenía que renunciar. Ese momento ha llegado”, dice el embajador de EE.UU. en Panamá, John Feeley, en su carta de renuncia.

 

La renuncia se produce después de declaraciones insultantes del inquilino de la Casa Blanca sobre la presencia de inmigrantes latinoamericanos y africanos en el territorio estadounidense, en especial de Haití y El Salvador, países que Trump describió ayer jueves como “agujeros de mierda”.

Estos insultos de Trump han suscitado duras críticas por parte de distintas entidades pro derechos humanos e incluso en el mismo Senado estadounidense, donde han sido tachados de “racistas y divisivos”. 

La misma jornada del viernes la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha deplorado las palabras del mandatario estadounidense, que califica de “racistas, vergonzosos y escandalosos”.

ftn/mla/alg/hnb

Commentarios