• El financista italoestadounidense Anthony Scaramucci, durante su breve ejercicio como director de Comunicación de la Casa Blanca, 25 de julio de 2017.
Publicada: domingo, 13 de agosto de 2017 18:02

Dentro del equipo de Trump hay ‘elementos’ intrigando para sacarlo del poder, afirma el fugaz jefe de Comunicación de la Casa Blanca, Anthony Scaramucci.

“Lo que pasa en Washington… el presidente no representa a la clase del mundo político, de manera que por la razón que sea la gente ha tomado la decisión de que quieren echarlo”, ha dicho hoy domingo Scaramucci en una entrevista en el canal ABC News.

El exfuncionario, antiguo empleado de Goldman Sachs, ha hablado de “elementos (…), incluso en la Casa Blanca, que no apoyan los intereses ni el programa” del presidente Donald Trump, y ha dado a entender que esos “elementos” serían personas resentidas por la introducción de empresarios multimillonarios en el Ejecutivo.

Scaramucci ha declinado dar nombres propios al preguntársele, pero ha señalado que estos ya habían aparecido en la entrevista, sobre la que planearon las figuras de Reince Priebus (ex jefe de Gabinete dimitido el 28 de julio tras ser insultado por el entrevistado) y Steve Bannon, estratega jefe de la Casa Blanca de tendencia “nacionalista cívica”, también insultado por el exdirector de Comunicación.

Frente a esos nombres, Scaramucci ha alabado al vicepresidente Michael Pence y al consejero de Seguridad Nacional, Herbert Raymond McMaster, y ha aconsejado que Trump atraiga a su alrededor a “más lealistas”, se aleje de la “disparatada” tendencia representada por Bannon y se acerque a “la corriente dominante”, “donde están los moderados y los independientes”.

Lo que pasa en Washington… el presidente no representa a la clase del mundo político, de manera que por la razón que sea la gente ha tomado la decisión de que quieren echarlo”, señala el exdirector de Comunicación de la Casa Blanca, Anthony Scaramucci.

 

De esa manera, ha asegurado, Trump podría ser capaz de “impulsar un programa legislativo exitoso”, en momentos en que el mandatario mantiene relaciones problemáticas con los representantes del Partido Republicano, a los que ha acusado del fracaso de su reforma sanitaria y de los que se dice que no apuestan por él para un segundo mandato.  

Trump, personaje popular desde hace décadas que en el pasado ha estado cercano al Partido Demócrata, ya mantuvo relaciones complicadas con los republicanos durante la campaña, pese a que finalmente logró hacerse con la candidatura y la presidencia. Su Administración, marcada por constantes vaivenes y cambios de personal, se ha caracterizado por un progresivo ascenso de personalidades militares.

El propio Scaramucci fue despedido por Trump el 31 de julio, tras sólo 11 días de desempeño, después de filtrarse una llamada telefónica en la que dedicaba vulgares insultos a Priebus y Bannon. 

mla/ktg/ftm/rba

Commentarios