Publicada: lunes, 17 de abril de 2017 6:29
Actualizada: martes, 18 de abril de 2017 5:59

Un asesor del presidente de EE.UU., Donald Trump, criticó a Rusia por apoyar al ‎Gobierno sirio y cometer actos ‘subversivos’ en Europa.‎

El consejero presidencial de Seguridad Nacional de Trump, Herbert Raymond McMaster, insiste en que ha llegado el momento de serias conversaciones con Rusia por el apoyo que brinda al presidente sirio, Bashar al-Asad, y la “crisis” que ha creado en Europa.

“El apoyo de Rusia a un régimen tan horrible (de Al-Asad), que es parte de conflicto, plantea cuestiones así como, los actos subversivos de Rusia en Europa (…) Por eso pienso que es el tiempo para mantener duros debates con Rusia”, dijo el domingo McMaster en el programa The Week de la cadena estadounidense ABC News.

El apoyo de Rusia a un régimen tan horrible, que es parte de conflicto, plantea cuestiones así como, los actos subversivos de Rusia en Europa (…) Por eso pienso que es el tiempo para mantener duros debates con Rusia”, indicó el consejero presidencial de Seguridad Nacional, Herbert Raymond McMaster.

Sin embargo, el consejero presidencial reconoció que Estados Unidos no tiene más remedio que mejorar sus lazos con Rusia. “Bueno, cuando las relaciones están el punto más bajo, no hay otro remedio que incrementarlas”, señaló.

En tal contexto, observó que la visita del secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, a Moscú, capital rusa, fue programada en un momento oportuno.

Tillerson se reunió el miércoles con el presidente ruso, Vladimir Putin, después de que este confirmara en la misma jornada que las relaciones entre ambos países han empeorado desde la llegada del magnate republicano a la Casa Blanca.

 

Ante las observaciones sobre el apoyo de Moscú a Al-Asad, la presidenta del Senado ruso, Valentina Matvienko, aclaró el domingo que el Kremlin no tiene como objetivo mantener a Al-Asad en el poder a toda costa, pero aseguró que Siria sin Al-Asad se desplomará o se sumirá en una guerra civil más intensa.

La importante política rusa explicó que su país se opone a un cambio violento de Gobierno en Siria, y recuerda lo ocurrido en Yugoslavia, Libia e Irak y avisa de que se repetiría un mismo guion, pero esta vez en Siria.

Washington y sus aliados acusan al Gobierno sirio del ataque químico del 4 de abril contra la ciudad de Al-Sheijun, en la provincia de Idlib (noroeste). En respuesta, Estados Unidos bombardeó el 7 de abril el aeródromo sirio de Al-Shariat en la provincia de Homs (centro). Si bien, después del ataque, no se hallaron armas químicas en la base en cuestión.

Rusia, aliado cercano de Siria, defendió desde un principio a Damasco frente a las acusaciones de un supuesto uso de armas químicas, y arremetió contra el ataque de EE.UU. a una base militar siria, acto que, según han advertido las autoridades rusas, viola la soberanía de Siria y podría haber causado un enfrentamiento militar entre Moscú y Washington.

ask/nii/