• John Bolton, antiguo embajador de EE.UU. ante las Naciones Unidas, 29 de marzo de 2014.
Publicada: lunes, 25 de mayo de 2015 9:16
Actualizada: lunes, 25 de mayo de 2015 10:13

El antiguo embajador de Washington ante las Naciones Unidas John Bolton dijo ayer domingo que su país debería aprovechar el caos creado por la banda terrorista EIIL (Daesh, en árabe) para crear un “nuevo estado suní”.

“Creo que nuestro objetivo debería ser un nuevo estado suní a partir de la parte occidental de Irak y la parte oriental de Siria que dirigen moderados o, por lo menos, autoritarios que no son islamistas radicales”, dijo Bolton.

“Creo que nuestro objetivo debería ser un nuevo estado suní a partir de la parte occidental de Irak y la parte oriental de Siria que dirigen moderados o, por lo menos, autoritarios que no son islamistas radicales”, dijo Bolton, entrevistado por la cadena Fox News.

El referente neoconservador en materia de política exterior atacó, además, al presidente de Estados Unidos (EE.UU.), Barack Obama, por el fracaso de su política frente al terrorismo takfirí. “Estamos perdiendo, de eso no hay duda”, dijo.

Según Bolton, el Gobierno de Obama se niega a ver su propia derrota y, de hecho, “lleva los últimos seis años y más negando la guerra contra el terrorismo”, lo que el ideólogo republicano achacó en su entrevista a que “están cegados por su propia ideología”.

Estamos perdiendo, de eso no hay duda.

“Creen que esto (la “guerra contra el terrorismo”) nos llevará inexorablemente a implicarnos en el extranjero”, argumentó.

El presidente del Instituto Gatestone reclamó que Washington ayude a Turquía y a sus aliados árabes en el Golfo Pérsico a destruir a la banda terrorista, puesto que esos países, dijo Bolton, necesitan el “liderazgo americano”. 

Ashton Carter, secretario de Defensa de EEUU.

Creen que esto (la “guerra contra el terrorismo”) nos llevará inexorablemente a implicarnos en el extranjero.

 

Por otra parte, la caída de Ramadi (capital de la provincia de Al-Anbar, en el oeste de Irak) en manos de Daesh la semana pasada ha inspirado también las acusaciones del secretario de Defensa estadounidense, Ashton Carter, contra el Ejército iraquí.

“Lo que parece haber sucedido es que las fuerzas iraquíes no mostraron voluntad de luchar”, dijo Carter ayer domingo a la cadena CNN.

Lo que parece haber sucedido es que las fuerzas iraquíes no mostraron voluntad de luchar.

Reaccionando a las acusaciones del estadounidense, el exasesor de la seguridad nacional iraquí Mowafak al-Rubaie señaló ayer mismo, en una entrevista con la cadena iraní en inglés PressTV, la falta de combatividad de la coalición formada por Washington para suspuestamente luchar contra el EIIL. Además recordó que EE.UU. cobra armas que luego no entrega.

Mowafak al-Rubaie, exasesor de seguridad nacional iraquí.

 

Desde el año pasado, Washington lidera a sus aliados regionales en una coalición que dice dedicarse a la lucha contra Daesh en Irak y en Siria, pero que, en realidad, según los responsables iraquíes, es absolutamente ineficaz o directamente favorece a los terroristas.

El surgimiento de la banda terrorista fue propiciado por EE.UU. y sus aliados con el objetivo de aislar al Gobierno sirio.

Desde al menos los inicios de la década de 2000, círculos conservadores y sionistas tratan de impulsar un plan de reconfiguración de las fronteras en el Oriente Medio a través de la guerra, directa o a través de grupos afines, o bien sembrando discordia entre grupos étnicos y religiosos. 

La estrategia, que ha sido denominada como “caos constructivo” y “caos creativo”, se apoya en eslóganes como “promoción de la democracia” o “lucha contra el terrorismo”.

John Bolton participa en estos planes a través de sus actividades en gabinetes estratégicos como el Instituto Judío para Asuntos de Seguridad Nacional (JINSA), el Instituto de Dinámicas Este-Oeste, la Comisión de EE.UU. sobre Libertad Religiosa Internacional, el Consejo para Política Nacional (CNP) y el Instituto Gatestone.

mla/nii/