• Fuerzas estadounidenses desplegadas desde un helicóptero militar CH-47 durante un ejercicio militar conjunto con las fuerzas filipinas celebrado en la base militar Fuerte de Ramón Magsaysay, 20 abril de 2015.
Publicada: sábado, 19 de marzo de 2016 17:30

EE.UU. utilizará al menos cinco bases militares en Filipinas en el marco del Acuerdo de Cooperación para Mejorar la Defensa (EDCA, en inglés), anunciaron el viernes ambas partes.

Nuestro compromiso para impulsar las cooperaciones militares con Filipinas es claro. Esto (EDCA) muestra que nuestra alianza todavía es fuerte y dinámica”, dijo el portavoz del Departamento de Estado estadounidense, John Kirby.

Ha añadido que los países de la región deben respetar el acuerdo, según el cual se desplegarán tropas estadounidenses en las bases filipinas, y ningún país debe considerarlo una amenaza.

Nuestro compromiso a impulsar cooperaciones militares con Filipinas es claro. Eso (EDCA) muestra que nuestra alianza todavía es fuerte y dinámica", según el portavoz del Departamento de Estado estadounidense, John Kirby.

El acuerdo fortalece la presencia militar de EE.UU. en las siguientes zonas:

  • La Base Aérea Antonio Bautista, cerca de las islas Spratly, en el mar de China Meridional.
  • La Base Aérea Basa en Pampanga, norte de Manila (ciudad capitalina).
  • La base militar Fuerte de Ramón Magsaysay, la mayor base militare de Filipinas en la ciudad de Palayán, situado en la parte central de la isla de Luzón.
  • La Base Aérea Lumbia en Cagayán, se halla a 483 kilómetros al norte de Manila.
  • La Base Aérea Mactan-Benito Ebuen en Cebú, situada en la costa oriental de la isla de Cebú, en la región de Bisayas Centrales.
Cinco bases militares filipinas que serán utilizadas por las tropas estadounidenses.

 

Por su parte, el embajador de EE.UU. en Filipinas, Philip Goldberg, dijo a los periodistas que el despliegue de las fuerzas y equipamientos militares estadounidenses se llevará a cabo “muy pronto”.

Las partes alcanzan este acuerdo mientras los filipinos se han manifestado en reiteradas ocasiones para pedir la retirada de las tropas norteamericanas de su territorio.

El EDCA, firmado entre EE.UU. y Filipinas en 2014, el pasado enero recibió la luz verde del Tribunal Supremo de Filipinas, permitiendo así a EE.UU. desplegar fuerzas y armamento en las bases del país asiático.

En 1992, los legisladores filipinos votaron a favor de la salida de los militares estadounidenses de su país como una muestra de anticolonialismo, no obstante, los dos países siguen realizando ejercicios militares anuales.

La presencia de EE.UU. en Asia Oriental crece mientras la tensión se agudiza con China, país que mantiene una disputa marítima con Filipinas, Vietnam, Malasia y Brunei, entre otros, por la soberanía sobre el mar de China Meridional.

alg/ncl/mrk

Comentarios