• El enviado especial de la ONU en Libia, Martin Kobler.
Publicada: miércoles, 24 de febrero de 2016 0:55
Actualizada: miércoles, 24 de febrero de 2016 3:25

El enviado especial de la ONU en Libia, Martin Kobler, enfatiza que las fuerzas políticas libias no quieren una intervención militar y critica los recientes bombardeos de EE.UU. contra el EIIL en este país norteafricano. 

"No sé si el gobierno (libio) ha dado este permiso de intervenir. Esto todavía se tiene que discutir. Por eso no sé dar una evaluación clara de si está justificado de acuerdo con el Derecho Internacional", ha señalado este martes el enviado de las Naciones Unidas (ONU) para Libia, en la Eurocámara, en Bruselas (Bélgica), en referencia al ataque de las fuerzas aéreas estadounidenses en territorio libio, perpetrado la semana pasada.

Asimismo, el diplomático alemán ha recordado que una intervención militar en cualquier parte del mundo, incluida Libia, debe tener en cuenta el Derecho Internacional y evitar los daños colaterales. 

No sé si el gobierno (libio) ha dado este permiso de intervenir. Esto todavía se tiene que discutir. Por eso no sé dar una evaluación clara de si está justificado de acuerdo con el Derecho Internacional", ha señalado este martes el enviado de la ONU para Libia, en la Eurocámara, en Bruselas (Bélgica), en referencia al último ataque de de las fuerzas aéreas de EE.UU., sobre territorio de Libia.

Libios se congregan en el lugar impactado por los bombardeos aéreos de EE.UU., 19 de febrero de 2016.

 

Considera también que, de momento, el Gobierno de unidad nacional libio no apoyará un intervención militar foránea aunque no ha descartado que solicite esta ayuda internacional, debido a que "la población libia quiere tener seguridad".

A su juicio, antes de hablar de "botas sobre el terreno", el Gobierno de unidad nacional debe fortalecerse y no debilitarsele con peticiones como ataques aéreos contra posiciones de grupos terroristas como EIIL (Daesh, en árabe) en Libia o solicitudes de la Unión Europea (UE) para entrar en aguas libias a fin de luchar contra mafias que trafican con personas hacia el continente verde.

Kobler ha señalado que hace falta crear y entrenar a un Ejército nacional libio de al menos 2000 efectivos bajo el control de las Naciones Unidas (ONU).

En otra parte de sus declaraciones, ha indicado que aunque los bombardeos contra la banda takfiri de Daesh en Libia "pueden ayudar un poco", se necesita una fuerza terrestre que esté formada por los propios libios para combatir a los terroristas.

De nuevo suenan tambores sobre una intervención militar de Occidente en Libia ante la preocupación de EE.UU. por el aumento de la presencia de Daesh en este país

Después de la intervención occidental en Libia en 2011 y del subsiguiente vacío de poder creado con la caída del exdictador libio Muamar Gadafi, esta nación árabe se ha visto inmersa en el caos.

krd/ncl/hnb

Commentarios