• El canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif (izq.), y su par azerbaiyano, Jeyhun Bayramov, se reúnen en Teherán (capital persa), 9 de diciembre de 2020.
Publicada: jueves, 10 de diciembre de 2020 0:15

La República de Azerbaiyán agradece la postura que adoptó Irán durante el conflicto Nagorno Karabaj y el apoyo que demostró para poner fin a la ocupación.

La política de Irán frente a la crisis de Nagorno Karabaj es una política equilibrada”, ha destacado el canciller azerbaiyano, Jeyhun Bayramov, durante una reunión mantenida este miércoles con su par iraní, Mohamad Yavad Zarif, en Teherán (capital persa).

Bayramov ha expresado, asimismo, las condolencias de Bakú al pueblo y al Gobierno de Irán por el asesinato del científico nuclear Mohsen Fajrizade, además de condenar este atentado terrorista, acaecido el pasado 27 de noviembre cerca de Teherán.

Durante la visita, Zarif ha resaltado, por su parte, que los principios de la política de la República Islámica de Irán respecto a la región del Cáucaso se basan en la buena vecindad, al mismo tiempo que ha subrayado la necesidad de una solución permanente a las crisis a través del diálogo y la vía política.

Las dos partes han abordado también el desarrollo y la ampliación de las relaciones bilaterales, la cooperación entre los dos países en foros internacionales, el mar Caspio, la reconstrucción de las áreas de libre comercio, la cooperación fronteriza, económica y de seguridad, la línea ferroviaria Rasht-Astara, los corredores Norte-Sur y Este-Oeste ―la primera ruta, conecta Irán con La India, Rusia y los países norteños del continente europeo y, la segunda, es la conocida ‘Ruta de la Seda’―, entre otros temas de interés mutuo.

Bayramov, que visita Irán por primera vez desde que asumiera el cargo de ministro de Asuntos Exteriores de la República de Azerbaiyán, se reunió la misma jornada con el presidente iraní, Hasan Rohani; el presidente del Parlamento iraní, Mohamad Baqer Qalibaf; y el secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán, Ali Shamjani.

Durante más de seis semanas, Azerbaiyán y Armenia libraron una guerra sangrienta sobre la disputada región de Nagorno Karabaj, en la que Bakú logró importantes avances territoriales.

Irán, país vecino de Armenia y Azerbaiyán, invitó desde el primer momento a las partes a la moderación, el diálogo y el cese inmediato de las hostilidades.

Tras la tregua alcanzada, las autoridades de la República Islámica han expresado que Teherán está dispuesto a ofrecer todo tipo de apoyo para la reconstrucción de las zonas destruidas por la reciente contienda.

msm/anz/mkh