• Sahand, el nuevo destructor furtivo de fabricación iraní.
Publicada: jueves, 27 de enero de 2022 12:03
Actualizada: viernes, 28 de enero de 2022 16:54

La 80.ª flotilla de la Armada de Irán ha zarpado del puerto de Bandar Abás (sur) hacia aguas internacionales para confirmar el poderío marítimo del país persa.

La formación, compuesta por un destructor de clase Alvand, y los buques logísticos Tonb y Bandar Abás, ha partido este jueves de la portuaria ciudad de Bandar Abás, capital de la provincia meridional de Hormozgan, en el Golfo Pérsico, rumbo a las aguas internacionales.

En la ceremonia de despedida del grupo naval, el coordinador adjunto del Ejército iraní, el contralmirante Habibolá Sayari, ha resaltado el poderío de la Armada de Irán y señalado que la Fuerza Naval iraní contribuye a la seguridad de las rutas marítimas internacionales dondequiera que esté presente.

Hoy, el enemigo mantiene la distancia con la Armada de Irán, porque sabe cuán poderosa es esta rama militar. Nuestra presencia marítima en el golfo de Adén, en el norte del océano Índico y otras aguas, que contribuye a la seguridad, muestra nuestro poder naval”, ha subrayado el alto mando castrense.

Ensayo tripartito, otra muestra de poder

Asimismo se ha referido a las maniobras navales conjuntas de Irán, Rusia y China, realizadas la semana pasada en el norte del océano Índico, como una muestra del poder del país persa.

Los ejercicios “Cinturón de Seguridad Marina 2022”, liderados por Irán, envían el mensaje claro de que Rusia y China “reconocen a la República Islámica como una potencia naval”, ha resaltado.

Las maniobras, las terceras de este tipo llevadas a cabo por los tres países, contaron con la participación de 11 buques iraníes, tres rusos y dos chinos, además de lanchas y helicópteros del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán. Tuvieron como objetivo “fortalecer la seguridad en la región, combatir la piratería y el terrorismo marítimo”, según afirmó el portavoz de la Armada iraní, Mostafa Tayedini.

En los últimos años, la Fuerza Naval de Irán ha incrementado su presencia en las aguas internacionales para proteger las rutas marítimas y proporcionar seguridad a los buques mercantes y petroleros. De hecho, ha frustrado varios ataques piratas contra buques y petroleros tanto iraníes como extranjeros, durante sus misiones en aguas internacionales, entre ellas en el golfo de Adén y el océano Índico.

ftm/ncl/mrg