• El secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán, Ali Shamjani.
Publicada: miércoles, 18 de noviembre de 2020 18:24

Un responsable iraní advierte que no habrá ningún refugio para los adversarios de Irán tras celebrar el asesinato de un cabecilla terrorista buscado por Teherán.

Mulla Omar, jefe del grupúsculo terrorista Yeish al-Adl, y sus dos hijos, murieron el martes tras caer en una emboscada tendida por el Ejército de Paquistán en la ciudad de Turbat, en la provincia suroccidental paquistaní de Baluchistán, según han informado los medios de comunicación paquistaníes.

En una primera reacción a la muerte del cabecilla terrorista, el secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán, Ali Shamjani, ha advertido vía Twitter que “no hay un refugio seguro e impenetrable para los criminales y adversarios de la nación iraní”.

 

En su tuit, en el que ha incluido el hashtag de “venganza dura”, el responsable persa ha subrayado que las fuerzas de seguridad de Irán, tarde o temprano, darán una respuesta dura a los terroristas y a los agresores a la patria.

El grupúsculo terrorista Yeish al-Adl, radicado en el suelo paquistaní, es responsable del secuestro y asesinato de decenas de guardias fronterizos persas en el sureste de Irán.

Irán y Paquistán han reforzado las fronteras comunes, formando un “grupo de reacción rápida” con el fin de frenar el terrorismo y combatir a las células terroristas financiadas desde el extranjero que buscan socavar los lazos de amistad entre Teherán e Islamabad.

El canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif, visitó recientemente a Islamabad, capital paquistaní, donde discutió las vías de potenciar la cooperación en defensa y seguridad con las autoridades de este país, incluido su ministro de Exteriores Shah Mahmud Qureshi, quien expresó la determinación de Paquistán de asegurar la frontera con Irán ante los ataques terroristas.

ftm/lvs/mnz/hnb