• Niños recogen alimentos y materiales reciclables en una basura cerca del aeropuerto de Kabul, Afganistán, 21 de septiembre de 2021. (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 23 de septiembre de 2021 2:43

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU alerta de la inseguridad alimentaria en Afganistán y dice que solo el 5 % tiene suficiente para comer todos los días.

La directora y representante del PMA en Afganistán, Mary-Ellen McGroarty, advirtió el miércoles de la creación de una “nueva clase” de personas en inseguridad alimentaria en el país centroasiático, y dijo que solo el cinco por ciento de los hogares afganos “tiene suficiente” para comer todos los días, de acuerdo a datos obtenidos en recientes encuestas, en las que la mitad informó que se había quedado sin alimentos por completo “al menos una vez en las últimas dos semanas”.

McGroarty describió como “crítico” la situación del país, señalando además a las dificultades de las clases medias ya que solo el diez por ciento de los hogares encabezados por alguien con educación secundaria o universitaria pudieron comprar suficientes alimentos para sus familias cada día. No obstante, advirtió que la situación es “peor” para los que tienen menos estudios.

Conforme a la funcionaria de la ONU, la pérdida de puestos de trabajo, la falta de dinero en efectivo y la subida de los precios son las causas principales de esta situación de estas personas, mientras que han sido asoladas por la sequía en dos ocasiones en los últimos tres años.

 

Además, subrayó que Afganistán está “al borde del colapso económico” y que ello es causa de la “rápida retirada de la ayuda internacional”.

La directora del PMA en Afganistán explicó que su organismo está haciendo frene a este urgente desafío ofreciendo oportunidades de trabajo a corto plazo a los ciudadanos afganos para ayudar a estabilizar la economía y dando a las familias acceso a dinero en efectivo. Sin embargo, dijo que la agencia se encuentra en una “carrera contrarreloj” para proporcionar asistencia y necesita “urgentemente” 200 millones de dólares (más de 171 millones de euros) para adquirir alimentos antes de la llegada del invierno. “Si perdemos esta oportunidad, las consecuencias serán catastróficas”, enfatizó.

Contadornkh/mkh