• Varios turistas extranjeros observan una manifestación convocada por los trabajadores en Barcelona, 3 de octubre de 2017.
Publicada: martes, 17 de octubre de 2017 17:30

La incertidumbre política empieza a causar estragos en el turismo catalán. Se prevé una muy baja temporada, que hará tambalear hoteles y miles de empleos.

Las reservas del turismo nacional han caído a plomo para los próximos meses, en especial dos perfiles: el de viajeros jóvenes (grupos de estudiantes y viajes de escuela) y el de la tercera edad.

“En el turismo de Imserso se nota una barbaridad, las reservas han caído como mínimo un 50 %. Si ahora buscas fechas disponibles en el ordenador, te aparece lleno en toda España menos en Cataluña, que hay plazas en todas partes”, confirma César Gutiérrez, presidente de la Federación Empresarial de Asociaciones Territoriales de Agencias de Viajes Españolas (Fetave).

Cataluña es uno de los destinos favoritos de los jubilados españoles. Para la temporada 2017-2018, el Programa de Turismo del Imserso ha abierto 1,35 millones de plazas por todo el país, y la Costa Brava, Lloret de Mar, Salou y, por supuesto, Barcelona suelen llevarse una buena porción del pastel.

Hay muchos hoteles en Cataluña que pueden tener abierto todo el año gracias al turismo del Imserso. No son su cliente más rentable, pero son clave para su negocio. Esos hoteles sufrirán esta temporada porque la han comenzado muy mal y al turista no lo convences de que vuelva a Cataluña de un día para el otro. La previsión para 2018 es muy negativa “, adelanta César Gutiérrez, presidente de la Federación Empresarial de Asociaciones Territoriales de Agencias de Viajes Españolas (Fetave).

Una bombona de oxígeno para el sector, ya que los viajes del Imserso, concentrados en la temporada baja (invierno y primavera), son la base de la subsistencia de pequeños y medianos hoteles, de camareros, guías turísticos y el enorme abanico de puestos de trabajo que genera el turismo.

“Hay muchos hoteles en Cataluña que pueden tener abierto todo el año gracias al turismo del Imserso. No son su cliente más rentable, pero son clave para su negocio. Esos hoteles sufrirán esta temporada porque la han comenzado muy mal y al turista no lo convences de que vuelva a Cataluña de un día para el otro. La previsión para 2018 es muy negativa “, adelanta Gutiérrez.

aaf/anz/snr/rba