• La cabeza de la figura parece haber sido desfigurada de manera ritualista.
Publicada: sábado, 12 de agosto de 2017 9:22

Encuentran en Turquía una majestuosa escultura que podría cambiar lo que se sabía del rol público de las mujeres en la antigüedad.

Es una estatua tallada en basalto con “rasgos llamativos incluyendo un cabello ensortijado que se destaca debajo de un chal que cubre su cabeza, hombros y espalda”, informó el viernes la página web del canal británico BBC.

La cabeza y el torso rescatados miden 1,1 metros de largo y 0,70 metros de ancho, sugiriendo que la figura completa de la estatua se hubiera alzado entre cuatro y cinco metros.

Se trata de la efigie de una mujer de hace unos 3000 años encontrada dentro de un complejo arqueológico en el que se encuentra la monumental puerta de entrada que hubiera dado acceso a la ciudadela de Kunulua, la moderna Tayinat, en Turquía.

Es posible que sea la representación de Jubaba, la madre divina de los dioses de la antigua Anatolia”, comentó Timothy Harrison, profesor de Arqueología de la Universidad de Toronto y director del TAP.

Los hititas construían imponentes entradas a sus ciudadelas como esta en Hattusha, en la actual Turquía.

 

Pese a que le falta la parte inferior del cuerpo, los restos encontrados están prácticamente intactos, aunque la cara y el pecho parecen haber sido desfigurados a propósito, posiblemente de manera ritual.

El hallazgo fue hecho por un equipo de arqueólogos del Departamento de Civilizaciones del Cercano y Medio Oriente de la Universidad de Toronto, Canadá, que administra el Proyecto Arqueológico de Tayinat (TAP, por sus siglas en inglés).

Los investigadores del TAP llevan desde 1999 documentando la excepcional riqueza cultural de Tayinat, conocida antiguamente como Kunulua, la capital del nuevo reino hitita de Patina, en la Edad de Hierro (1000-738 a.C.)

La identidad de la figura femenina no ha sido determinada todavía, pero el equipo arqueológico tiene algunas ideas. “Es posible que sea la representación de Jubaba, la madre divina de los dioses de la antigua Anatolia”, comentó Timothy Harrison, profesor de Arqueología de la Universidad de Toronto y director del TAP.

La estatua representa una figura humana y posiblemente fue la esposa del rey Suppiluliuma o, más intrigante aun, una mujer llamada Kupapiyas, quien fue esposa -tal vez madre- de Taita, el dinástico fundador de la antigua Tayinat.

La escultura puede ser la representación de la esposa de Suppiluliuma, interpretado aquí por un actor, un rey que gobernó en el siglo IX a.C.

 

“El descubrimiento de nuestra estatua plantea la posibilidad de que las mujeres jugaran un papel más importante en la vida política y religiosa en las comunidades de principios de la Edad de Hierro que lo que sugieren los registros históricos”, aseguró Harrison.

msm/anz/hnb

Commentarios