• Arquitectos iraníes ganan un premio internacional de Arquitectura
Publicada: viernes, 9 de septiembre de 2016 17:19
Actualizada: viernes, 9 de septiembre de 2016 17:48

La arquitectura persa es conocida por todos, si bien en la vida moderna se observa menos.

Un patio central donde se contempla el agua, la vegetación y el cielo; diversos espacios para una residencia… son algunas de las propiedades de las casas persas antiguas. No obstante, las condiciones de la vida moderna han cambiado esta perspectiva: fachadas no muy agradables y un espacio interior que, a veces, no es tan cómodo, si bien, aún se pueden encontrar excepciones.

En la historia de cada nación, la arquitectura representa la ideología y las características de la época a la que pertenece. Esta es la casa de Saba, la cual nos muestra una combinación de arquitectura moderna e iraní, preservando diversos aspectos, incluidos los medioambientales, artísticos, económicos, entre otros.

La casa Saba recibió el premio internacional de arquitectura de Chicago en 2016. La pareja iraní Reza Sayadian y Sara Kalantari son los arquitectos, que junto a su equipo la construyeron.

Conceptos como la privacidad en la casa se aplican mediante el cierre y apertura de los paneles, que también juegan un doble papel, a la hora de interrumpir o mantener la relación entre la casa y el exterior. Y el dinamismo de la naturaleza se contempla en la fachada del edificio.

Como dice Sayadian, estas son las ideas que se aplicaron también en el apartamento Danial, que en 2012 recibió el premio internacional de Chicago. No obstante, ¿se puede observar esta regla en todas las casas de una metrópolis como Teherán (capital de Irán)?

Los jóvenes arquitectos iraníes se esfuerzan por aplicar el legado de sus antepasados mediante la innovación. Casas cuyas fachadas acaricien la vista y su ambiente interior tranquilice a sus residentes.

Samaneh Kachui, Teherán.

mhn/mla/nal

Commentarios