• Una momia de un hombre peruano de entre 1200-1400.
Publicada: lunes, 4 de abril de 2016 2:09

Un estudio a gran escala de ADN antiguo del pueblo americano temprano ha confirmado los efectos devastadores de la colonización europea en las poblaciones indígenas americanas de la época.

La investigación, dirigida por el Centro Australiano de ADN Antiguo (ACAD, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Adelaida, estudió muestras de ADN mitocondrial (el que pasa de madres a hijos) tomadas a 92 esqueletos de la época precolombina de Chile, Bolivia y Perú para luego compararlas con el material genético de la población actual de estas naciones.

Del estudio se desprende que la llegada de los conquistadores tuvo un impacto tremendo sobre los pueblos indígenas: de los 84 linajes genéticos encontrados en esqueletos y analizados por los científicos, ninguno perdura en las poblaciones indígenas actuales, según publica la revista Science Advances.

Esto se ajusta perfectamente a los informes históricos de un importante colapso demográfico inmediatamente después de la llegada de los españoles a finales del siglo XV", explica el autor principal del estudio, el doctor Bastien Llamas.

El hallazgo respalda la teoría de que una parte significativa de los pobladores indígenas del continente desaparecieron debido a varios factores relacionados con la conquista como los genocidios y las enfermedades traídas de Europa.

Restos momificados de una mujer indígena  y un niño de 2 años, encontrados en Perú.

 

"El único escenario que se ajusta a nuestras observaciones fue que poco después de la colonización inicial, se establecieron poblaciones que posteriormente se quedaron geográficamente aisladas unas de otras y que una parte importante de estas poblaciones después se extinguió tras el contacto europeo. Esto se ajusta perfectamente a los informes históricos de un importante colapso demográfico inmediatamente después de la llegada de los españoles a finales del siglo XV", explica el autor principal del estudio, el doctor Bastien Llamas.

Sin embargo, según señalan los autores de la investigación, para disponer de datos más amplios ahora es necesario realizar un estudio del ADN nuclear, que permitirá obtener información tanto sobre la línea materna como sobre la paterna.

"Nuestro estudio es el primer registro genético en tiempo real de estas cuestiones clave en relación con el tiempo y el proceso de poblamiento de las Américas. Sin embargo, para obtener una imagen aún más completa, vamos a necesitar concentrar esfuerzos en construir un amplio conjunto de datos a partir del ADN de personas vivas hoy y sus antepasados precolombinos, para comparar la diversidad más antigua y moderna", según indica el doctor Wolfgang Haak, uno de los atores del estudio.

myd/ncl/rba

Commentarios