• 
Un cartel contra el bloqueo impuesto por EE.UU. contra Cuba, instalado en una de las calles de La Habana, la capital cubana.
Publicada: jueves, 5 de noviembre de 2020 23:05
Actualizada: viernes, 6 de noviembre de 2020 2:03

Cuba ha denunciado que Estados Unidos trata de sabotear sus servicios deportivos en otros países, causando pérdidas millonarias en la economía de la isla.

Los funcionarios de la empresa estatal exportadora Cubadeportes han informado este jueves que, entre abril de 2019 y marzo de 2020, se liquidaron contratos a 600 técnicos cubanos en varios países debido a la presión del Gobierno estadounidense, por lo cual la empresa no logró ingresar unos ocho millones de dólares durante este periodo.

Además, ha detallado que unos 6480 técnicos cubanos estaban trabajando en el extranjero desde los años 2014 a través de la citada empresa, pero la cifra se ha reducido actualmente a 403 por las restricciones impuestas por Washington.

Por su parte, el vicepresidente primero del Instituto de Deportes de Cuba (INDER), Raúl Fornés, ha repudiado que el injusto bloqueo estadounidense, en medio de la crisis económica causada por el nuevo coronavirus, ha causado el desempleo de miles de especialistas en el sector deportivo del país centroamericano.

Se han opuesto a que sean contratados, estamos hablando no solamente de gobiernos, sino también de alcaldías, gobernaciones, que tienen una influencia muy fuerte por las presiones norteamericanas”, ha lamentado Fornés, en una conferencia de prensa.

 

El pasado 22 de octubre, el canciller cubano, Bruno Rodríguez, informó que de abril de 2019 a marzo de 2020, el bloqueo que mantiene Washington sobre su país desde 1962, dejó pérdidas a la isla por más de 5000 millones de dólares, 10 de los cuales fueron en la esfera deportiva.

El Gobierno norteamericano aplica la misma política contra la venta estatal de servicios médicos cubanos en los países extranjeros, especialmente, en momentos en que todo el mundo está gravemente afectado por la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19.

El 23 de septiembre, el presidente de EE.UU, Donald Trump, anunció que el Departamento del Tesoro había decidido prohibir a los viajeros norteamericanos alojarse en lugares que fueran de propiedad del Gobierno cubano y agregó que Washington estaba tomando medidas necesarias para restringir aún más las importaciones desde la isla caribeña.

En reacción a las nuevas sanciones de Estados Unidos, el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, denunció que las nuevas medidas draconianas violaban los derechos de los cubanos y también los de los norteamericanos, mientras destacó que la “cruel y criminal política” de la Casa Blanca “será derrotada por nuestro pueblo, que no renunciará nunca a su soberanía”.

myd/lvs/mjs