• Una oficina de la compañía estadounidense de transferencias de dinero Western Union en Cuba. (Foto: AP)
Publicada: miércoles, 28 de octubre de 2020 11:27

Cuba responsabiliza a EE.UU. por cierre en la isla de más de 400 puntos de pago de la compañía de transferencias de dinero Western Union.

La firma Fincimex, una entidad que opera el dinero enviado a Cuba y que tiene el convenio con Western Union, informó el martes que debido a las regulaciones impuestas por la Administración de EE.UU., presidida por Donald Trump, 407 oficinas de la remesera estadounidense, distribuidas en todo el país y en las cuales los cubanos suelen cobrar buena parte de las remesas enviadas por sus familiares desde Estados Unidos, paralizarán sus operaciones.

“La inclusión de Fincimex en la lista de entidades restringidas del Departamento de Estado de Estados Unidos el pasado mes de junio, y las modificaciones anunciadas por el Departamento del Tesoro a las regulaciones para el control de activos cubanos el viernes 23 de octubre, impedirán las remesas a Cuba a través de compañías estadounidenses con licencias generales, con la cual perjudican directamente al pueblo cubano y a sus familias en Estados Unidos”, ha indicado la empresa a través de un comunicado.

De acuerdo con el texto, tal medida, adoptada en medio de la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, “recae en el Gobierno norteamericano la responsabilidad por la interrupción del servicio de remesas entre los dos países” y “recalca el cinismo, el desprecio por el pueblo cubano y el oportunismo del Gobierno estadounidense”.

 

El documento denunció también que las remesas familiares hacia Cuba “han sido politizadas continuamente por la extrema derecha anticubana, ya que desde septiembre de 2019, el Gobierno de Estados Unidos viene aplicando medidas coercitivas para restringir el flujo de remesas”.

En este sentido, señaló que la mayoría de los emigrados cubanos en Estados Unidos apoya la existencia de vínculos estables con sus familias en la isla, no obstante, el Gobierno de EE.UU. “actúa deliberadamente para perjudicar esos lazos”, enfatizó.

Desde la llegada de Trump al poder en 2017, Washington retomó sus presiones y sanciones de larga data contra Cuba. En esta misma línea, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) del Departamento del Tesoro de EE.UU. ha establecido una nueva regla, que entró en vigor el martes, para modificar y prohibir las transacciones financieras desde ese país a unas 200 empresas cubanas incluidas en su llamada “lista negra”.

En reacción, el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, denunció que la iniciativa insiste en dañar a las familias cubanas, además de demostrar “perversas intenciones del gobierno imperial que le desacredita y ridiculiza por su enfermizo odio contra una pequeña nación”.

nkh/ktg/fmk/mjs