• El momento de lanzamiento de un misil balístico desde un submarinos en Corea del Norte, 19 de octubre de 2021.
Publicada: jueves, 21 de octubre de 2021 10:22

Corea del Norte califica de “doble rasero” las críticas de EE.UU. en su contra por desarrollar y probar el mismo sistema de armas que posee o crea Washington.

Pyongyang disparó el martes un nuevo tipo de misil balístico lanzado desde un submarino (SLBM, por sus siglas en inglés), la última de una serie de pruebas en las últimas semanas, lo que llevó a Estados Unidos y el Reino Unido a convocar la reunión diplomática en Nueva York.

En este sentido, a través de un comunicado emitido este jueves por la agencia oficial de noticias KCNA, un portavoz de la Cancillería norcoreana ha expresado su preocupación que Washington muestre reacciones anormales y exageradas a su reciente prueba de misiles al pedir una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU).

El vocero que habló bajo la condición de anonimato, ha asegurado que el lanzamiento de la prueba no suponía una amenaza para la región, y no estaba dirigida a un estado o fuerzas específicos, sino se llevó a cabo para prevenir la guerra en sí y defender los derechos soberanos. “Así que no hay necesidad de que Estados Unidos se preocupe por la prueba de fuego”, ha agregado.

 

Asimismo, la nota indica que “las críticas de Washington a Pyongyang por desarrollar y probar el mismo sistema de armas que el que posee o está desarrollando Estados Unidos es una expresión clara de un doble rasero”.

A juicio del vocero, la reacción del país norteamericano que se opone al referido ejercicio regular y legítimo de Pyongyang, sólo despierta sospechas de autoridades norcoreanas sobre la sinceridad de la afirmación de Washington de que no tiene ninguna intención hostil hacia el país asiático.

Es más, el funcionario ha acusado a Washington de tomar medidas de provocación al convocar urgentemente a una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU, advirtiendo que cualquier comportamiento incorrecto de Estados Unidos y el Consejo podría actuar como catalizador de consecuencias más graves.

Pyongyang llevó a cabo la prueba de misiles balísticos el martes, y luego, el miércoles a solicitud de Estados Unidos y el Reino Unido, el Consejo de Seguridad de la ONU celebró la reunión de emergencia a puerta cerrada, donde los funcionarios occidentales condenaron el lanzamiento como una nueva provocación, e insistieron en que constituye una clara violación de las resoluciones del CSNU.

Corea del norte sigue asegurando que el fortalecimiento de su capacidad militar solo tiene un carácter de autodefensa ante las maniobras de su “mayor enemigo”, Estados Unidos y su aliado cercano, Seúl.

sbr/hnb