• Desfile de las Fuerzas Militares de Corea del Norte
  • misiles
Publicada: martes, 3 de marzo de 2015 1:12

El Ejército de Corea del Norte ha condenado enérgicamente este lunes las maniobras militares conjuntas de EE.UU. y Corea del Sur iniciadas el mismo día, han informado fuentes locales.

Pyongyang precisa su "firme determinación de conducir a la ruina final al imperialismo estadounidense y sus aliados mediante el estilo convencional de guerra coreana si ellos desencadenan agresiones en su contra.

“Nuestras fuerzas revolucionarias nunca permanecerán como observadores pasivos ante esta grave situación”, ha subrayado el Ejército norcoreano a través de un comunicado.

Asimismo, además de calificar de “aventureras” las maniobras, denominadas Foal Eagle y Key Resolve, las ha considerado una muestra de la política hostil de Washington contra el pueblo norcoreano.

La nota asimismo asegura que las Fuerzas Armadas de Corea del Norte nunca permitirán una intervención extranjera en la región que viole la integridad territorial, soberanía y dignidad del país.

Pyongyang precisa su "firme determinación de conducir a la ruina final al imperialismo estadounidense y sus aliados mediante el estilo convencional de guerra coreana si ellos desencadenan agresiones en su contra", reza el texto.

Finalmente, el Ejército afirma que los militares norcoreanos son capaces de neutralizar cualquier conspiración contra su patria y no dejarán las intervenciones sin respuesta.

Key Resolve, que se realizará desde el 2 hasta el 13 de marzo y durará más de una semana, es un adiestramiento de simulaciones de gran envergadura, mientras, Foal Eagle que incluye varios entrenamientos terrestres, se prolongará durante casi dos meses hasta el 24 de abril, ha precisado uno de los miembros de las fuerzas estadounidenses en Seúl (USFK).  

Cabe destacar que Pyongyang lanzó el domingo dos misiles de corto alcance al mar de Japón pocas horas antes del comienzo de dichos ejercicios.

De cara a las maniobras conjuntas de Corea del Sur y Estados Unidos, que se celebran anualmente los primeros días de marzo, las tensiones entre Pyongyang, Seúl y Washington suben varios grados.

Estados Unidos mantiene permanentemente desplegados en Corea del Sur cerca de 30.000 militares y, en caso de un conflicto con su vecino norteño, asumiría el mando de una fuerza conjunta.

alg/ncl/hnb