• El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) durante una reunión sobre la situación de Derechos Humanos en la República Popular Democrática de Corea (RPDC), 10 de diciembre de 2015.
Publicada: domingo, 13 de diciembre de 2015 3:18

Corea del Norte denuncia a EE.UU. por organizar una reunión del CSNU para examinar las condiciones en el país asiático y sus efectos sobre la paz y seguridad internacional.

“Firmemente denunciamos y categóricamente rechazamos la convocatoria de EE.UU. de una nueva reunión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) destinada a encontrar faltas en los derechos humanos de la RPDC (República Popular Democrática de Corea) a pesar de la oposición de muchos países”, anunció el sábado el Ministerio de Asuntos Exteriores de Corea del Norte a través de un comunicado.

Firmemente denunciamos y categóricamente rechazamos la convocatoria de EE.UU. de una nueva reunión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) destinada a encontrar faltas en los derechos humanos de la RPDC (República Popular Democrática de Corea) a pesar de la oposición de muchos países”, denunció el Ministerio de Asuntos Exteriores de Corea del Norte.

Estados Unidos y otros ocho miembros del CSNU votaron el jueves a favor de una segunda ronda de debates sobre los derechos humanos en Corea del Norte, que ha sido acusado por una investigación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) de abusos comparables a las atrocidades de la era nazi.

Diplomáticos norcoreanos no se presentaron en la sesión, donde el país norteamericano y sus aliados acusaron a Pyongyang de feroces violaciones de derechos humanos.

En este contexto, la embajadora estadounidense ante la ONU, Samantha Power, dijo que los abusos son una “pesadilla” y representan “un nivel de terror sin igual en el mundo”.

El encuentro del jueves reunió objeciones de cuatro países, incluidos los miembros permanentes del Consejo con derechos de veto como China y Rusia, que dijo que el consejo no era un foro adecuado.

De acuerdo con Corea del Norte, la oposición de los países indicó que Washington está infundadamente hostil hacia Pyongyang. Además, el país asiático sugirió que sería mejor para el Consejo que maneje temas como la tortura cometida por los Estados Unidos.

El líder norcoreano, Kim Jong-un (izquierda), y el presidente estadounidense, Barack Obama.

 

Las autoridades norcoreanas han rechazado y condenado, en reiteradas ocasiones, las acusaciones de la Casa Blanca y sus aliados respecto al tema de los derechos humanos en su país y aseguran que Corea del Norte tiene “el sistema de derechos humanos más favorable del mundo”.

En general, arremeten contra las políticas de los líderes norteamericanos en el campo de los derechos humanos, pues a Washington le sirve cualquier excusa para acusar a Pyongyang de presuntas violaciones de los mismos.

ftn/ktg/nal

Commentarios