• El presidente de Colombia, Gustavo Petro, entre el pueblo durante visita al municipio de Villavicencio, en el centro del país, 17 de agosto de 2022.
Publicada: jueves, 18 de agosto de 2022 9:01
Actualizada: jueves, 18 de agosto de 2022 9:25

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, dice que cederá al pueblo los bienes decomisados a narcos y corruptos a fin de incentivar una nueva “economía social”.

“La directriz que hemos dado es que esos bienes se ponen al servicio del pueblo (...) Son billones de pesos los que están allí guardados en todo tipo de bienes: apartamentos de lujo, casas de lujo, tierras, dineros, joyas, esmeraldas, oro, arte, etc. Todo eso puede tener una función social”, subrayó el miércoles el mandatario izquierdista en un acto público en Villavicencio, en el centro del país.

Petro aseguró “todos los bienes de tipo agrario deben ponerse a producir y ser entregados al campesinado” a través de “arriendos baratos” que les permitan “tener rentabilidad en los cultivos”. Además, expresó que los demás bienes podrían dedicarse a la construcción de viviendas o el desarrollo de proyectos productivos con el fin de incentivar una nueva “economía social”. 

El nuevo presidente colombiano aseguró que para ello transformará la Sociedad de Activos Especiales (SAE), el organismo que hasta ahora administraba, vendía o arrendaba los activos incautados a las mafias de la cocaína, la droga que más produce Colombia a nivel mundial.

 

“La SAE va a cambiar”, prometió el mandatario criticando que en el pasado esta estructura institucional se convirtió en un “escenario oscuro”, con “enormes procesos de corrupción” en los que los bienes volvían a manos de la mafia o terminaban en poder de la clase política. 

Petro asumió el 7 de agosto el poder en Colombia, gobernada hasta ahora por conservadores derechistas, con una agenda de reformas profundas en diversos ámbitos, en particular la economía.

En este sentido, ha prometido llevar a cabo una reforma agraria que redistribuya las tierras fértiles improductivas para impulsar la producción de alimentos.

Además, el primer presidente de izquierda de Colombia ha cuestionado la política antidrogas que ha seguido su país tachándola de un “fracaso rotundo” y planteado a los países consumidores pensar en alternativas como la prevención en las economías desarrolladas.

tmv/rba