• Ministro de Interior de Colombia, Juan Fernando Cristo
Publicada: miércoles, 17 de junio de 2015 6:40

Los diálogos de paz en Colombia atraviesan un momento “crítico”, si bien ambas partes, el Gobierno y las FARC apuestan por sacarlos adelante.

Así opinó el martes el ministro del Interior colombiano, Juan Fernando Cristo, además de mostrar preocupación por la reciente actitud de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) ya que “en nada contribuyen al éxito de la negociación en La Habana” (capital cubana).

Las FARC tienen que pensar seriamente en que con estos atentados lo que logran es hacerle daño al proceso de paz (…) si realmente quieren firmar la paz, deben detener este tipo de acciones”, precisó el ministro del Interior colombiano.

“Las FARC tienen que pensar seriamente en que con estos atentados lo que logran es hacerle daño al proceso de paz (…) si realmente quieren firmar la paz, deben detener este tipo de acciones”, precisó Cristo.

De acuerdo con el ministro del Interior, todos los sectores del país concuerdan en que el proceso de paz debe continuar, pero se debe acelerar el ritmo de los diálogos, pues “la paciencia de los colombianos tiene un límite y se agota”.

En este sentido, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, apremió el lunes a las FARC a intensificar las conversaciones para lograr un alto el fuego "bilateral y definitivo".

El ministro de Asuntos Exteriores de Noruega, Boerge Brende (izquierda), saluda al presidente colombiano Juan Manuel Santos, durante la inauguración del Forum de Oslo, Noruega, el 16 de junio del 2015.

 

Desde Noruega, país garante de las conversaciones de paz colombianas que quedaron establecidas en Oslo en 2012, expresó su esperanza en que la guerrilla cumpla con su promesa de entregar a los menores de 15 años que se encuentran en sus filas.

En febrero, el jefe negociador de las FARC, alias Iván Márquez, anunció que en el nuevo ciclo de los diálogos que se retoma este miércoles, se establecerían los protocolos para la entrega de los menores de 15 años.

En otra parte, Santos criticó los últimos ataques de las FARC. "Son actos completamente irracionales que debilitan la confianza de la gente en el proceso de paz", pero defendió el uso de la fuerza como complemento de las negociaciones.

En febrero, la Administración de Santos dejó de lado la pausa de sus bombardeos, que hacía tan solo cinco días había prorrogado, por segundo mes consecutivo, debido a un ataque de las FARC que dejó 11 militares muertos en el Cauca ( ).

La reanudación de los bombardeos del Ejército colombiano causó la muerte de 26 guerrilleros, motivo por el cual las FARC decidieron suspender la tregua unilateral que habían declarado en diciembre del 2014. 

Desde entonces, las fuerzas de Colombia y de las FARC mantienen combates que se han saldado con muertos y heridos de ambas partes. El viernes, guerrilleros mataron a dos militares colombianos y, el martes, soldados gubernamentales acabaron con la vida de un jefe guerrillero.

Desde que comenzaron los diálogos en Cuba, las partes han alcanzado preacuerdos sobre tres de los cinco puntos que contiene la agenda para firmar la paz, referidos a propiedad de la tierra, participación política y drogas ilícitas.

Actualmente, los negociadores del Gobierno y las FARC abordan de forma simultánea los dos apartados restantes: reconocimiento y reparación de los casi siete millones de víctimas del conflicto y desmovilización y dejación de armas por parte de los guerrilleros.

ncl/ktg/nal