• Personal médico atiende a un afectado por COVID-19 en un hospital en la isla de Kish, sur de Irán, 29 de marzo de 2020. (Foto: YJC)
Publicada: domingo, 29 de marzo de 2020 21:08
Actualizada: domingo, 29 de marzo de 2020 22:45

Médicos iraníes han empezado a utilizar una terapia con plasma de pacientes curados de coronavirus para atender a los afectados de esta pandemia mortal.

El plan en concreto arrancó el jueves en el Hospital Masih Daneshvari en Teherán (capital de Irán), donde los médicos han facilitado el acceso de pacientes con infección por el COVID-19 al plasma convaleciente de este virus.

La medida fue adoptada después de que el jefe del referido hospital Ali Akbar Velayati la anunciara para atender a los pacientes del centro sanitario, donde han ingresado más de 1000 afectados desde el inicio de la propagación del nuevo coronavirus.

Investigadores de distintos países han recurrido a la extracción de plasma de pacientes que han superado el COVID-19 para la obtención de anticuerpos que puedan hacer frente al virus.

El plasma se debe recolectar de pacientes recuperados que pueden donar sangre, no han tenido síntomas durante 14 días y han dado negativos al virus.

 

El método fue aplicado en el pasado en el tratamiento de enfermedades de polio, así como en brotes anteriores similares al COVID-19, como el síndrome respiratorio agudo graves (SARS, por sus siglas en inglés) y la gripe española de 1918.

Científicos iraníes actualmente están trabajando en el desarrollo de medidas para tratar la pandemia que se ha extendido por más de 190 países, y que hasta el momento ha dejado más de 717 600 personas contagiadas en todo el mundo y un total de 33 876 víctimas mortales.

El país persa ha presentado el primer laboratorio biológico portátil para el diagnóstico de coronavirus, diseñado por la comunidad de médicos de la Fuerza de Resistencia Popular de Irán (Basich). Este laboratorio reducirá el tiempo de diagnóstico de esta enfermedad, siendo conveniente para detectar más número de contagiados en lugares más afectados y de difícil acceso.

Asimismo, varias empresas de biotecnología en Irán han desarrollado kits de prueba para el diagnóstico del coronavirus. Esta semana la empresa iraní Pishtaz Teb Zaman ha anunciado que los kits de prueba fabricados en el país están listos para ser comercializados.

Los trabajadores sanitarios persas hacen todos estos esfuerzos, pese a las dificultades que suponen las sanciones de EE.UU. en la lucha de la República Islámica contra la pandemia del COVID-19.

Efectivamente, el Gobierno estadounidense, presidido por Donald Trump, se ha negado a relajar las sanciones contra Irán, que han afectado en gran medida la capacidad del país para combatir el virus mientras que han disuadido las importaciones de medicamentos y equipos médicos vitales. Teherán tacha de “terrorismo médico” los embargos de Washington. 

tqi/lvs/mrg