• La primera selfie de la sonda china Tianwen 1 en su camino a Marte. (Foto: CNSA)
Publicada: jueves, 1 de octubre de 2020 18:53

La nave espacial de China, Tianwen-1, volando alrededor de 188 millones de kilómetros de la Tierra, toma su primer selfie en su camino hacia Marte.

La Administración Espacial Nacional China (CNSA, por sus siglas en inglés) y el Programa Chino de Exploración Lunar (conocido como Proyecto Chang'e) han publicado este jueves el primer selfie de la sonda Tianwen-1 en su camino hacia Marte. 

La publicación, que coincide con la celebración del Día Nacional de la República Popular China, detalla que actualmente la nave se encuentra a casi 15 millones de millas de la Tierra (unos 24 millones de kilómetros) y está en “buenas condiciones”. 

Las imágenes mostraban a la bandera roja de cinco estrellas de China deslumbrante con el orbitador dorado y el módulo de aterrizaje y el rover plateados en la oscuridad del universo.

Bajo el control en la Tierra, el sensor se separó de Tianwen-1 y tomó una foto por segundo con sus dos lentes de gran angular. Las imágenes se enviaron a Tianwen-1 a través del Wi-Fi y luego se transmitieron a la Tierra.

El 23 de julio de 2020, China, desde el Centro de Lanzamiento de Satélites de Wenchang, provincia de Hainan, lanzó con éxito su primera misión a Marte. Se espera que Tianwen-1 llegue al planeta rojo en febrero de 2021 y realice un aterrizaje controlado en mayo del mismo año.

La misión de exploración de China a Marte, Tianwen-1, tiene como objetivo orbitar, aterrizar y explorar la superficie en una sola misión, así como obtener datos de exploración científica sobre este planeta.

Estos avances tecnológicos del gigante asiático en el espacio le han preocupado a Estados Unidos, la Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, considera a China y Rusia dos principales “desafíos a la seguridad (de EE.UU.) en el espacio” y teme que sus tecnologías podrían acabar con la preeminencia de la posición del país norteamericano en el sector espacial.

Por esta misma razón, la Casa Blanca ratificó, en mayo de 2018, la Ley de Autorización de la Defensa Nacional (NDAA, por sus siglas en inglés), que crea la Fuerza Espacial, una nueva rama de las Fuerzas Aéreas de EE.UU., con el objetivo de “tener dominio sobre el espacio”, pero con los ojos puestos, particularmente, en China y Rusia.

shz/rha/rba