• Imagen coloreada de un tardígrado captada con microscopio electrónico.
Publicada: domingo, 23 de julio de 2017 18:02
Actualizada: lunes, 24 de julio de 2017 1:10

Un estudio afirma que los osos de agua serían los últimos animales en desaparecer en caso de un cataclismo espacial.

Un grupo de astrofísicos ha estimado que un tipo de los osos de agua, el Milnesium tardigradum, soportaría el impacto de un asteroide como el que acabó con los dinosaurios, una lluvia de rayos gamma o la explosión de una supernova. Solo la muerte del Sol acabaría con estos bichitos.

Los tardígrados son un grupo de unas 1000 especies de animales microscópicos. Los más grandes no miden más de 0,5 mm de largo. Están lejanamente emparentados con los artrópodos y se los encuentra en todos los ambientes de la Tierra donde haya algo de humedad, como la película de agua sobre musgos y líquenes.

El M. tardigradum también pueden vivir en lo más profundo del mar. No son organismos extremófilos ya que en condiciones normales, su entorno no lo es. Pero cuando vienen mal dadas muestran un grado de resiliencia que aún maravilla a los científicos.

"Pueden sobrevivir unos minutos a temperaturas tan bajas como -272º o tan altas como 150º y a -20º durante décadas", dice el astrofísico brasileño de la Universidad de Oxford, Rafael Alves, según publica este domingo el diario español El País.

Es esa dureza la que sugirió a Alves y otros dos colegas usar al M. tardigradum como punto de referencia para medir la resiliencia de la vida y la posibilidad de que exista en otros planetas en condiciones muy diferentes de las de la Tierra.

"Los tardígrados son lo más cercano a la idea de indestructible que tenemos en la Tierra, pero es posible que haya otros ejemplos de especies resilientes en otras partes del universo. Aquí, tenemos un caso real para buscar vida en Marte y en otras áreas del sistema solar. Si los tardígrados son las especies más resistentes de la Tierra, ¿quién sabe qué más hay ahí fuera?", se pregunta Alves.

Pueden sobrevivir unos minutos a temperaturas tan bajas como -272º o tan altas como 150º y a -20º durante décadas", dice el astrofísico brasileño de la Universidad de Oxford, Rafael Alves.

 

Lo único que podría acabar estos animales sería la completa esterilización de la Tierra. La situación más extrema exigiría la evaporación de toda el agua de los océanos. "Sería necesaria una increíble cantidad de energía, 5,6 x 1026 julios", estima Alves.

Un cataclismo así solo puede venir del espacio. Los autores de esta original investigación, publicada en Scientific Reports, plantearon tres escenarios improbables pero posibles: el impacto de un asteroide, una lluvia de rayos gamma y la explosión de una supernova.

El impacto de un meteorito hace 66 millones de años es la causa más probable de la extinción de los dinosaurios y más del 75 % de los animales terrestres, pero los que vivían debajo del mar apenas se enteraron.

alg/ktg/snr/rba

Commentarios